¿Cuántas pulsaciones en reposo tienen los ciclistas profesionales?

Por un Señor de Toledo.- Las pulsaciones en reposo de los ciclistas profesionales siempre ha sido un tema recurrente y muy señalado como uno de los factores que determinan el rendimiento del deportista. Ahora vamos a tratar de desenmarañar, lo mejor y más certeramente posible, esta cuestión, ya que no siempre, como se ha dicho en muchas ocasiones, es mejor el que menos pulsaciones en reposo tiene.

Vamos a comenzar explicando que la frecuencia cardíaca en reposo (o basal) se reduce con el entrenamiento cardiovascular a lo largo de los años, esto es algo probado y comprobado. Aquí no hay lugar a dudas. También es cierto que en deportistas de resistencia –deportes como el ciclismo o los corredores o nadadores de fondo- es especialmente baja, pero los expertos coinciden en señalar que, por sí sola, no puede considerarse un indicador de las posibilidades de rendimiento deportivo, ni como elemento de comparación entre individuos.

El pulsómetro, un elemento imprescindible para los ciclistas
El pulsómetro, un elemento imprescindible para los ciclistas

Su medida tiene interés para verificar adaptaciones personales a lo largo del tiempo dado la tendencia a disminuir. Es decir, cuanto más tiempo de entrenos y más años lleva el deportista en la práctica de la actividad, más bajas serán, ya que progresivamente el número de pulsaciones en reposo, se reduce. En el caso de ciclistas en formación y profesionales es conveniente la adquisición del hábito de registrar diariamente la frecuencia cardíaca en reposo y anotarlo en una libreta o diario.

La disminución de las pulsaciones de reposo es una adaptación positiva al entrenamiento de resistencia, que indica que las cavidades cardiacas se están haciendo más grandes, por lo que se bombea más sangre en cada sístole o latido, de forma que es necesario latir menos veces por minuto para enviar la misma cantidad de sangre a los músculos, tanto en reposo como para una intensidad absoluta de ejercicio. Hacer un corazón grande supone años de entrenamiento de resistencia, no es una adaptación cardiaca rápida, sino a largo plazo. Así, se puede decir que los ciclistas de élite pueden tener tan solo 38-40 pulsaciones en reposo, como media. Es lo que se conoce como bradicardia del deportista.

Los investigadores y médicos, según algunos estudios a los que hemos accedido, creen que posiblemente, el tono nervioso del sistema parasimpático (que determina la cantidad de pulsaciones en situación de descanso) estaría más desarrollado en algunos corredores. Esto, sin embargo, no influiría en su capacidad de recuperación tras el ejercicio. En otras palabras, aunque es habitual oír que una frecuencia cardiaca baja en reposo es signo de una excelente forma, el hecho de tenerla algo más alta parece no limitar en modo alguno la capacidad de recuperación. O lo que es lo mismo, tener muy bajas las pulsaciones en reposo, no indica directamente que alguien tiene mejor forma física que otro deportista que las tenga algo más altas.

Infografía con los valores medios y normales de pulsaciones
Infografía con los valores medios y normales de pulsaciones

Las pulsaciones máximas, al contrario que las pulsaciones en reposo, no varían mucho con el entrenamiento. La mejora de la forma física no va acompañada de un aumento ni disminución significativa de las pulsaciones máximas. Éstas varían dependiendo del deportista y no hay una norma que nos indique cuáles deben ser. Sí que se suele decir que las pulsaciones máximas de un individuo están determinadas por la fórmula de restar a 220 la edad del deportista. Es decir si tienes 40 años, tu frecuencia máxima sería 180; pero repito que esto no es algo que sirva en todos los casos. Es habitual encontrarnos con deportistas o ciclistas que alcanzan valores superiores a las 200 e incluso por encima de 210.

Frecuencia cardiaca en reposo de algunos ciclistas

Este es un dato de difícil acceso ya que estos valores suelen estar reservados para los médicos y los propios ciclistas; no es lo más normal encontrarse estos valores. Sí que hemos encontrado algunas referencias, pero pocas la verdad, ya que como os decía, no son datos que a corredores y equipos les guste informar puntualmente.

Seguro que todos recordáis el famoso dato que, en su día, se publico acerca de Miguel Indurain. Las 28 pulsaciones de Miguel Indurain en reposo se convirtieron en un auténtico paradigma del ciclista perfecto con todo lo que dio que hablar este tema…

Para los amantes de los datos y avisando de que estas cifras que ahora ofrecemos no son oficiales y han sido recopiladas de distintas páginas web, por lo que no podemos asegurar que esto sea fiel a la realidad a día de hoy. En cualquier caso, para que sirva de guía vamos a dar estos datos, que son los que hemos podido localizar de fuentes veraces:

  • Nairo Quintana, según publican desde la web del Comité Olímpico Colombiano, tiene 38 pulsaciones por minuto en reposo.
  • Alberto Contador, según respondió el propio corredor en un chat de Elmundo.es, cuenta con 32 pulsaciones en reposo y una frecuencia máxima de 211.
  • Simon Gerrans, según un ‘Tuit’ del equipo Orica, cuenta con 30 pulsaciones por minuto en reposo.
  • Samuel Sánchez, en una entrevista en comunidad.lne.es, aseguraba que sus pulsaciones en reposo son 34.

Esta es una pequeña muestra de los pocos datos a los que hemos tenido acceso, pero viene a demostrar lo que antes os contábamos que la media de los ciclistas oscila entre 38 y 40 pulsaciones por minuto en reposo; o incluso un algo menos, alrededor de 34, a tenor de los pocos datos de ciclistas concretos que hemos obtenido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies