Prohíben a los ciclistas circular por las sendas de la Casa de Campo

Por Techo Díaz.- Me lo habían contado, pero quería comprobarlo con mis propias piernas. Así que hace unos días cogí y mi bici y lo constaté. Es rigurosamente cierto: los ciclistas tienen prohibido circular por la sendas de la Casa de Campo.

La prohibición ha surgido a raíz de las quejas de distintas asociaciones de senderistas, caminantes y hasta runners, que consideran que la popularización de la bicicleta ha hecho que ya no puedan pasear tranquilos por las sendas del parque madrileño. Todo ello ha hecho que el ayuntamiento de Manuela Carmena haya tomado cartas en el asunto y haya colocado carteles en 13 entradas del parque en los que se explica por dónde pueden pedalear y por dónde no los ciclistas.

prohibido sendas ciclistas casa campo

Y el cartel es rotundamente claro. No está permitido circular por sendas. Además, no se puede superar los 20 kilómetros por hora en el interior de la Casa de Campo, algo bastante complicado si tenemos en cuenta la cantidad de subidas y bajadas que existen en el hasta hace poco paraíso de los ciclistas urbanos.

Para apoyar estas medidas, el Consistorio ha editado una “Guía del buen uso y disfrute de la bicicleta”, que se puede recoger en el en el Centro de Información y Educación Ambiental de la Casa de Campo, junto al Lago. Además, los diez mil ejemplares de la primera edición se distribuirán por los colegios de la zona, dependencias municipales y puntos de información turística, así como en una campaña de reparto a los ciclistas “mano a mano” por parte de voluntarios.

En la Guía, cuyo principal contenido se puede leer en los carteles situados por el parque se prohíbe la práctica de disciplinas como el bicicross, el rally o el descenso y se limita el tránsito de bicicletas a los tramos asfaltados, el anillo verde y los caminos de firmes compactados. El documento ha sido apoyado por A PIE Asociación de viandante; Amigos de los Caminos AMICAMI; Camineros; Pedalibre; Bicilineal; Ecologistas en Acción; GARABITAS Asociación atletas populares; Amigos de la Dehesa de la Villa; ACROLA; ARBA; Entorno Meaques Retamares; GEFREMA; Madrid, Ciudadanía y Patrimonio; GRAMA; Federación Nacional de AAVV- Asociaciones de Vecinos de: Casa de Campo-Batán-Lucero-Aluche.

ciclismo casa de campo
Por aquí ya no se puede circular

Las medidas tratan, seguramente con la mejor de las intenciones, de promover la convivencia entre ciclistas y senderistas, algo no solo necesario sino imprescindible en este y todos los parques del mundo. Pero hasta las autoridades municipales son conscientes la dificultad de este reto. Carlos Corral, subdirector general de Planificación de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, afirmó sobre ello que se trataría más bien de “romperles el ritmo” a los ciclistas, no de sancionarles.

Ciertamente, si uno se para a pensar en la cantidad de recursos que tendrían que destinar las autoridades municipales a vigilar los infinitos senderos de la Casa de Campo le entran ganas de hacerse delincuente. No habría polis para vigilar a los malvados de verdad.

El pasado viernes estuve pedaleando por las zonas permitidas de la Casa de Campo y la verdad, vi algún que otro ciclista por los senderos. Aunque pocos. No era fin de semana, hace un calor abrasador y poca gente invierte sus neuronas en darse un garbeo por allí. De hecho, senderistas no vi ninguno. Otra cosa serán los fines de semana de otoño, o de primavera, donde es bien cierto que la multiplicación de ciclistas ha alcanzado cotas impensables.

¿Servirán para algo estas medidas? Solo el tiempo tiene la respuesta, aunque de momento los grandes perjudicados somos los ciclistas con cerebro que de vez en cuando cogíamos alguna senda sin necesidad de asustar a nadie, y frenando al menor indicio de humano o animal. Seguramente somos mayoría aunque no es menos cierto que también existe mucho ciclista descerebrado. Aunque algunas de las denuncias sean absurdas – en un artículo de El País un runner se queja porque no puede correr con cascos- todo este embrollo debe servir para hacer reflexión y eliminar los peores comportamientos sobre la bici. También para retomar el debate público sobre la necesidad de abrir nuevos espacios para ciclistas en la capital madrileña. Si la Casa de Campo, con toda su enormidad, se queda pequeña, será porque la bici es una realidad urbana. Será porque la bici nos gusta. Prohibir no va a ser la solución. No pongamos diques al mar, pongamos caminos a la bici.

sendero mtb madrid
Sendas que ya no se pueden ciclar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies