¿Entrenamiento con pulso o con vatios?

Por Un Señor de Toledo.- ¿Pulso o Vatios? Esta es una de las preguntas más frecuentes que se plantean en las grupetas de ciclistas que vemos por nuestras carreteras y caminos y además lo hacen con cierto espíritu competitivo. El progresar y poder estar en mejor forma cada día, despuntar en nuestras salidas con la bicicleta de fin de semana o en competiciones de aficionados es cada vez más una constante que se da en muchos de los aficionados a este deporte.

Qué duda cabe que la base para que esta progresión en el rendimiento sea efectiva está en nuestros entrenamientos, en la cantidad y sobre todo en la calidad de los mismos. Para encontrar esos niveles de excelencia en la calidad de los entrenamientos surge la pregunta: ¿Pulso o Vatios?

Pues bien, la respuesta es sencilla: Los dos valores, ni uno ni otro, sino la suma de ambos sería lo ideal para tener una mayor calidad en nuestros entrenamientos. La suma de ambos es lo ideal: Por un lado, el medidor de potencia te ofrece la información precisa y en cada segundo de la fuerza que estamos desarrollando y transmitiendo a los pedales para mover la bicicleta; y por el otro lado, el pulsómetro te ofrece información del nivel cardiovascular en el que transitamos y del esfuerzo y cansancio que se acumula en nuestro organismo.

Los vatios, pulso, velocidad, cadencia, altitud, temperatura... ¿quien da más?
Los vatios, pulso, velocidad, cadencia, altitud, temperatura… ¿quien da más?

Utilizar ambos sistemas y tener las dos informaciones, cruzar y entender ambos parámetros nos permitirá determinar con mayor precisión qué nivel de fatiga se provoca en el cuerpo, si los esfuerzos y la cantidad de fuerza ejercida han tenido una efectividad en el entrenamiento. Tendremos mucho más claro cuál está siendo nuestra progresión, el aumento de potencia, los momentos más adecuados para la supercompensación del entrenamiento, etc.

El entrenamiento con vatios tiene dos claras ventajas o aspectos que resultan más precisos y efectivos para el ciclista como son la inmediatez de los datos y la precisión en cuanto al rendimiento sin depender de otros factores, como sí sucede con el pulso. Me explico, con inmediatez queremos decir que segundo a segundo la información de vatios es precisa y corresponde al momento exacto del pedaleo; con el pulso tardamos cierto tiempo en alcanzar un nivel de pulsaciones y el momento más alto de pulso no coincide con el momento de más esfuerzo, sino poco tiempo después.

Cuando decimos que la información de los vatios no depende de otros factores, hacemos referencia a que el pulso varía en función no sólo del esfuerzo, sino de factores como si has descansado bien, si padeces alguna infección o virus, o si estás nervioso por una cuestión u otra, etc.

Analizar todos los datos de los entrenamientos puede llegar a ser como como un doctorado
Analizar todos los datos de los entrenamientos puede llegar a ser como como un doctorado

El entrenamiento con pulso te ofrece una visión más a largo plazo de nuestro entrenamiento, y del esfuerzo que acumulamos, el cansancio o la frescura con la que nos encontramos ese día o en un tramo concreto. Las pulsaciones van a servirte como referencia para ver cómo vas evolucionando en los entrenamientos y te ofrecerán una visión general de determinados factores como las recuperaciones, los niveles de los depósitos de glucógeno, la adaptación cardiaca al entrenamiento, la facilidad para subir nuestras pulsaciones, etc. Otros dos aspectos nada desdeñables son la cuestión económica, ya que entrenar con pulso sale mucho más económico que hacerlo con vatios;  y la cuestión de la complejidad de los datos, en la que resulta mucho más sencillo hacer un análisis y llevar unas pautas de pulso. Los vatios conllevan una mayor complejidad y para su óptima utilización suele ser recomendable ponerse en manos de un entrenador, al menos nosotros lo recomendamos.

Dicho esto, también están los que viven y entrenan la bicicleta a la vieja usanza, por sensaciones; y lo cierto es que lo más importante de todos los que somos aficionados son precisamente éstas, las sensaciones que además deben ser de felicidad, de bienestar, de disfrute; porque el día que no suceda esto cuando salgamos en bicicleta… Amigos, algo mal estaremos haciendo…

Además, para que puedas sacar a relucir tus preferencias ante tus compañeros de grupeta o ante el mundo, el Tío del Mazo te ofrece su edición limitada de sus nuevas camisetas sobre vatios o pulso… Además son una chulada y molan Mazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies