Una verdad muy incómoda: armados para la lucha

 

Por Dani EcoFresh.- En estos momentos de enfrentamientos políticos tanto a nivel nacional como a nivel internacional, cualquier otro titular que no tenga que ver con lucha no atrae al lector. Si además añadimos un factor morboso y/o violento, como un arma, es posible que atraigamos un número mayor de lectores.

Sin embargo, este post va de una lucha muy diferente a la que nos cuentan a diario los medios de comunicación y un arma que, ante todo, es pacífica. Hablo de la lucha contra el Cambio Climático. Y el arma para combatirlo, como no puede ser menos, es la bici.

Película una verdad muy incómoda

Sabemos que la bici es una herramienta para hacer deporte. También es un medio de transporte económico. Muchos la usamos como juguete u ocio para sentir la libertad que nos da pedalear con fuerza por cualquier sitio.

Pero también es un arma. Un arma pacífica contra el Cambio Climático. Un grave problema del que pocos quieren/ saben hablar. La bici es una alternativa al uso de combustibles fósiles en los coches. Una alternativa ecológica que no daña al Medio Ambiente.

Según una estimación hecha en el 2015, hay más de 1,2 billones de automóviles en circulación en la tierra, que es un aumento del 70.5 % de los 700 millones de automóviles sólo 11 años antes, en el 2004.

Tengamos en cuenta que el combustible quemado en las carreteras del mundo emite 1.730.000.000 toneladas métricas (equivalente a 3,81 billón libras) de dióxido de carbono a la atmósfera cada año. La contaminación es un problema a escala mundial y local: según la OMS, 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado.

Este viernes se estrena en España la película “Una verdad muy incómoda. Ahora o Nunca”, a cuyo preestreno pudo acudir ayer El Tío del Mazo. En ella vemos al exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, continuando incansable para influir en la política climática mundial en su lucha contra el cambio climático.

Hace más de una década que se estrenó ‘Una verdad incómoda’ (que obtuvo dos Oscars en 2016). Esta primera parte abrió los ojos a muchos que hasta entonces aun veían el Cambio Climático con escepticismo o como algo muy lejano. Gracias en gran parte a esa película, las nuevas generaciones crecen más concienciados con la problemática.

Sin embargo, esta segunda parte que ahora se estrena en las salas de cines españolas nos demuestra no sólo que todas las críticas que recibió sobre que era alarmista lamentablemente se equivocaban. También nos muestra un lado algo más esperanzador en el que vemos ciertos cambios en la actitud de políticos y ciudadanos en general que auguran que hay opciones de evitar una catástrofe medioambiental.

documental bicis cambio climático

En la película vemos cómo la contaminación debido a la quema de combustibles fósiles es uno de los principales problemas que conllevan el calentamiento global que, a su vez, conlleva sequías, deshielos glaciares, inundaciones en zonas inimaginables como Nueva York o Miami, huracanes devastadores nunca antes vistos (como los recientes de Irma y Jose).

Esto trae no sólo muertes inmediatas, sino también devastaciones que obligan a muchos ciudadanos a convertirse en refugiados. Esto ya ocurrió en Siria, con las consecuencias que ya todos conocemos (pobreza, guerra civil, etc).

En España hemos pasado este 2017 el segundo verano más cálido desde 1965 con 1,6 grados por encima de la media. Estamos ante la peor sequía desde hace 20 años con los pantanos a un 40% de su capacidad. La contaminación ambiental causa al menos 21.000 muertes en nuestro país y el causante principal son los vehículos motorizados (según el último estudio de la Carga Global de Enfermedad (GBD).

Lo que es peor, según la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el 23% de las muertes que se registran cada año en el mundo se deben al deterioro del medio natural, y más del 25% de las muertes de niños menores de cinco años. También se estima que los factores ambientales son responsables de un 5% de la carga de enfermedad de la población de España, mientras que en el caso de la Unión Europea la carga ambiental es del 6% y la media mundial asciende al 13%.

Ya lo dijo Juan Luis Cano (integrante de “Gomaespuma”) que presentó el estreno de la película: “Lo triste es que todas estas muertes y enfermedades se pueden evitar con una buena gestión para cuidar el Medio Ambiente. Y esto no es sólo responsabilidad de las administraciones (políticas o institucionales en general). Cada uno de nosotros debemos colaborar cuidando nuestro planeta. Y una forma muy eficaz, sin duda, es usar menos el coche y pasarnos más a la bicicleta”.

Tengamos en cuenta que 100 km en coche es igual a 17kg de CO2 (con combustible: gasoil, 100% del recorrido en ciudad y 100 CV de potencia). Si cambiamos uno de nuestros viajes en coche o moto por la bicicleta, haremos que el aire que respiramos sea más limpio, ayudaremos a que bajen las emisiones de C02 a la atmósfera y contribuiremos a evitar el cambio climático.

Como dice el slogan de Al Gore “Pelea como si tu mundo dependiera de ello”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies