Aznar con una gorra del Kelme

Por Techo Díaz.- La imagen tiene solo 13 años, pero parece recién traída de la prehistoria. Y eso que los dos protagonistas de la foto se mantienen en perfecto estado de forma: Aznar con sus tan comentados abdominales y Óscar Sevilla ganando carreras como la Vuelta a Colombia. Pero se hace raro ver a un político con gorra de ciclista y a un ciclista con corbata de político.

La imagen, publicada por el diario 20 minutos, fue tomada en noviembre de 2002, durante la presentación del equipo Kelme-Costa Blanca. Óscar Sevilla estaba en el culmen de su popularidad tras perder la Vuelta frente a su compañero Aitor González y Aznar era presidente del gobierno. A la visita del presi ayudaba también el gran arraigo que este histórico equipo, cuna de los Escartín, Heras, Valverde o Plaza, tenía en la Comunidad Valenciana, región estratégica para el PP donde había gobernado durante años Eduardo Zaplana, a la sazón mano derecha de Aznar en Madrid.

El caso es que, fuere por lo que fuere, un presidente del gobierno se acercó a la presentación de un equipo ciclista y se dejó fotografiar con una gorra de esta manera.

Aznar y Oscar Sevilla
Con gorra está bien, pero con maillot hubiera sido histórico…

 

Incluso parece que se puso una corbata colores Kelme, cosa que también intentó hacer Óscar Sevilla con mayor o menor acierto. Pero no se le puede reprochar nada al colombo-español, tenía por entonces doce años… ah, no espera… que en esta imagen tenía… 26 años…

Es otra de las cosas que más me gusta de esta imagen, sacada del baúl de los recuerdos. Sevilla, que a sus 39 años sigue en activo ganando carreras año tras año, siempre tuvo cara de niño, pero en esta foto se le acentúa terriblemente, al lado de un Aznar que parece estar en su salsa, con una pose muy al estilo de la estatua de Colón en Barcelona. Sevilla parece un niño al que le han obligado a hablar con los mayores y espera que pase al trago para que le dejen repetir postre y poder salir a jugar cuanto antes con su BH.

En definitiva, una imagen para el recuerdo y en la que, ideologías y colores aparte (el Kelme molaba, pero también Banesto, Once y el Domo-Farm Frites) resulta casi conmovedor ver como los políticos y las instituciones apoyaban al ciclismo, algo que, esperemos, volvamos a ver pronto en las carreteras españolas y en la que ya se están dando los primeros pasos como el patrocinio de Murias Taldea por parte del gobierno Vasco. Con o sin gorra, apoyar al ciclismo mola.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies