“Y hasta le llamaban el extraterrestre”

Comenzamos esta nueva aventura lúdica, informativa, deportiva, recreativa, o como cada uno de vosotros la quiera definir, con la ilusión y con las ganas de hablar, escribir, ver y escuchar todo aquello que se nos ocurra y se os ocurra acerca de una pasión que compartimos los que aquí nos embarcamos; es por supuesto, la bicicleta, el ciclismo.  Este bellísimo deporte, que aunque no viva sus mejores momentos, entre todos los que viven de él y para él, y simplemente a los que nos apasiona o nos gusta, queremos seguir dignificando.

Miguel Indurain

El "1" de Miguel... de www.miguelindurain.es

Unos amigos quieren hablar de ciclismo; pues aquí estamos. Mis primeras líneas quería que fueran dedicadas a un hombre del que se llegó a decir con grandes titulares en toda la prensa nacional e internacional que era un extraterrestre, Miguel Indurain, desde luego. Seguramente hasta el momento en que un joven navarro nos enseñó lo que era correr contra el reloj, en España pensábamos que esta era una disciplina que nada más servía como un trámite a salvar para poder llegar a las grandes cumbres a jugarse los garbanzos.

Con Miguelón descubrimos como un hombre es capaz de volar bajo, de imprimir tanta potencia y velocidad a sus bielas, que hacía parecer que grandes ciclistas como Bugno, Chiapucci, Rominger, entre otros muchos, eran una simple comparsa a la hora de enfrentarse a él en una lucha contra el crono. Una lucha contra el terreno, contra las fuerzas, contra el desafío de la propia mente, contra el viento, contra todo, que nadie en la historia del ciclismo ha sabido librar con tanta bravura y destreza como el navarro de Villaba.

Se me vienen a la mente muchas de las exhibiciones que Miguel Indurain hizo contra el crono en la carrera de carreras, en el Tour de Francia, y en todas ellas la pregunta era siempre la misma: ¿Cuánto tiempo perderá el segundo clasificado en la etapa? Luxemburgo- Luxemburgo, Futuroescope-Futuroescope, por citar alguna de ellas, fueran grandes hazañas de la historia del ciclismo que tuvieron como héroe al mismo protagonista; al mejor ciclista contra el crono de todos los tiempos, si me permitís ser tan categórico.

Es curioso, como esa pregunta que antes recordaba podría haber minimizado o relativizar demostraciones de tanta altura encima de una bicicleta. Miguel siempre estaba a la altura, siempre daba lo mejor de sí mimo, y siempre nos enseñó como con las piernas bien engrasadas y una fuerza mental como pocos la han tenido, que la historia del ciclismo también se escribe sobre 60 kilómetros. 60 kilómetros, o 50, eso sí, el ciclista no sólo contra el crono, sino sólo contra todo.

Y por esto seguramente le llamaban el extraterrestre, y por otras muchas cosas que en posteriores escritos hablaremos seguro, pero hoy toca recordar y recordarle lo mucho que admiramos a una persona de la que se decía que venía de otro planeta.

De…»Un señor de Toledo»