Perico: Con mucho valor, un ciclista muy especial

Con mucho valor, un ciclista muy especial

Como no podía ser de otra manera, estas líneas que hoy me apetecía escribir van a ir dedicadas a otro de nuestros grandes ciclistas, el primero de la época moderna (por intentar definirlo de algún modo y que los grandes corredores de tiempos pasados no sientan suplantada su más que merecida memoria), Pedro Delgado, Perico, para los amigos, para los aficionados, para la gran familia que late con el corazón pegado a unos pedales y el anhelo de llegar a la meta, sea cual sea y esté donde esté.

Perico Delgado
Perico Delgado subiendo en el Tour

Era muy especial, Perico supo tener a los españoles con el corazón en un puño en innumerables ocasiones; esa era una de sus grandes virtudes, o defectos; sinceramente no lo sé, yo creo que lo primero; en cualquier caso te queremos como eres, como has sido y como serás Perico.

El ciclista que perdió un Tour de Francia por llegar tarde a una contrarreloj, el ciclista que nos brindó etapas que sólo recordaban los más viejos del lugar, el corredor que interpretó como nadie la tensión, la entrega y la pasión en una carrera ciclista; ese era Pedro Delgado. Cuando la carretera se ponía dura, rugosa, y las rampas hacían mimbrear las bicicletas; ahí irrumpía con mucho, mucho, muchísimo valor, uno de los ciclistas que han sabido conquistar, poquito a poco, pedalada a pedalada el alma ciclista de todos los que disfrutamos con la más noble de las luchas.

He querido destacar la palabra valor, porque sinceramente, creo que es la palabra que mejor define a un ciclista de raza, al que cuando la carretera se empinaba la sangre le empezaba a hervir y tenía que dar lo mejor de sí mismo en cada una de las rampas a las que se enfrentaba; muchas veces no importaba que fuera el más fuerte o que la factura que luego pasan  los grandes colosos montañosos; él lo tenía que intentar, con mucho valor!!

Un escalador, un luchador, un ciclista de los que enamora, un hombre que supo levantar la pasión dormida de muchos españoles por un deporte que, porque no decirlo, es muy nuestro.

Perico ha sido un grande, muy grande, capaz de muchas cosas, capaz de dejarte con la miel en los labios un día y al siguiente resurgir como un auténtico gladiador; Pedro Delgado ha sido especial; muy especial.

Hoy, un amante de la bicicleta que ha hecho de la cadena, las ruedas y los pedales el rumbo de su vida, nos sigue deleitando con su naturalidad, con sus enseñanzas, con sus anécdotas, con lo que nos cuenta a todos los que seguimos el ciclismo en la televisión. Perico sigue mucho tiempo compartiendo con nosotros estos buenos momentos cuando hablamos de ciclismo. Gracias!

Por: Un señor de Toledo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies