Se puede ser más alto pero no más grande

“¡Soldados, desde lo alto de estas pirámides 40 siglos os contemplan!”, dicen que dijo Napoleón a sus tropas cuando Francia conquistó tierras y monumentos egipcios, allá por el XIX.

Algo parecido ha debido sentir alguna vez Óscar Freire al tomar la salida de alguna clásica, entre el grueso del pelotón, mirando a chavales y veteranos y pensando “desde lo alto de estos pedales, más de tres campeonatos del mundo os contemplan”. O tal vez no. Tal vez no lo ha pensado nunca, no parece Óscar uno de esos que se regodean en sus triunfos. Pero queda bonito imaginárselo en modo épico…

Hace unos días, quién sabe si en el ocaso de su carrera, Freire volvió a conseguir otro triplete. Ganó por tercera vez la Milán-San Remo, la carrera más larga del mundo. Porque Freire no es el más rápido, es el más fuerte. Cuando las carreras son tremendamente largas, cuando sólo los mejores llegan al final, es cuando no tiene rival.

Ha ganado Freire etapas del Tour, y de la Vuelta. Pero ahí el rey es otro. Ahora se llama Cavendish, antes se llamó Cipollini y antaño fue de origen uzbeko. Eso sí, ganar carreras de 298 kilómetros es harina de otro costal.
En España, Freire nos enseñó que la temporada ciclista no acababa en el Tour, que valía la pena esperar un poco más y devorar con ansia los campeonatos del mundo, una prueba feroz de eliminación, donde los ciclistas tiran a tope desde la primera vuelta y sólo los más fuertes llegan con opciones a la última, donde el Tío del Mazo no sólo se pone las botas sino que se ceba con los más indefensos.

En 1999, con solo 23 años, Óscar realizó la definición más perfecta jamás realizada en ciclismo de que significa “dejar a los demás con un palmo de narices”. Lástima que la RAI no enfocase los rostros de Ullrich, Camenzind, Vanderbroucke o Casagrande porque se hubiesen dejado en ridículo al mismísimo Pinocchio. No puedo menos que colgar el video e invitaros a ver la tremenda arrancada del de Torrelavega y la reacción del grupetto de estupefactos perseguidores.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=rQVboKS30YA]

No era para menos. El propio Paquito Antequera, seleccionador nacional a la sazón, recibió un número no pequeño de críticas por convocar a un chaval que había andado lesionado media temporada y que en general no había hecho nada hasta la fecha. Pero no era una apuesta de futuro. Era la apuesta.

Corría el año 1999. Estamos en 2010 y hace unos días volvió a ganar –por tercera vez- la Milán San Remo. Maillot verde del Tour, 7 etapas en la Vuelta, la Tirreno-Adrático, tres Flechas Brabançona, una etapa de la Vuelta a Burgos y un récord aún por superar: nadie ha conquistado más campeonatos del mundo que el cántabro. Se puede ser más alto pero no más grande.

Techo Díaz

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar