Vino, Vidi, Vinci, Vincenzo

No hace mucho se especulaba en este blog sobre la posibilidad de que los kazajos pudiesen volar, sin que se consiguiese al final del post llegar a una solución concreta y definitiva. Pues bien, sigue sin poder demostrarse. Lo que está claro es que a los kazajos no se los lleva el viento.

El todofavorito Evans perdió el lunes la maglia rosa a manos del cuestionadísimo Alexander, favorecido según algunos por los caprichos del dios Eolo. Hay también quién dice que el veteranísimo velocipedista se le dan bien estas etapas porque aprendió a rodar en las estepas kazajas, dejándose llevar por el viento, el que distingue a los hombres de los niños.

Pero claro, todo es una auténtica patraña. Nadie sabe dónde está Kazajistan, y mucho menos si tiene estepas o montañas. Por alguna razón, ubicar el país al lado de Kyrgyzstan no sale de primeras.

El caso es que la primera semana del Giro está resultando apasionante. Tres figuras de primer orden han copado lo más rosa de la tabla: Wiggins, Evans y ahora Vinokourov. Viento, caídas, abanicos y montoneras han prácticamente enterrado a Wiggins y distanciado a Sastre más de dos minutos.

Y mañana contrarreloj por equipos. No creo, la verdad, que se le de mal al Astaná. ¿De qué será capaz el hoy líder del Giro de Italia? La carrera es larga, hay mucha montaña en la tercera semana y todavía puede pasar de todo. Hubo un corredor de Ávila que ganó el Tour hace dos años yendo de tapadillo y lanzando un ataque tan estudiado como destructivo en el puerto más exigente de la carrera: l’Alpe d’Huez.

Ese chico ha venido al Giro para ganarlo, porque sabe -es inteligente como pocos en este mundo del ciclismo- que está ante su última oportunidad para ganar una grande y retirarse por la puerta ídem. Pero ha empezado mal, muy mal. Ya pierde casi dos minutos y sinceramente, no creo que pueda ganarlo.

Sus opciones aumentarán a medida que se reduzcan las del kazajo, que difícilmente pueda entonar el Vido, Vini, Vinci cuando la carretera se ponga cuesta arriba. Es verdad que los años no pesan, son los kilos, pero la edad siempre es un hándicap en el ciclismo de alta competición.

¿Evans? No, gracias. Aunque esté en estado de gracia ya ha ganado todo lo que tenía que ganar, pruebas de un día. El Giro es para los italianos, y hay uno llamado Vincenzo que quedó séptimo en el pasado Tour de Francia. Muy joven, pero por eso mismo. Garzelli, Scarponi, Brushegin, Pozzato… están más vistos que el tebeo.

Así que señores, hagan sus apuestas. Con el permiso del Tío del Mazo mi apuesta va para el jovencísimo Vincenzo Nibali. Es una apuesta arriesgada, pero lo fácil es decir que Contador va a ganar el Tour, o mojarse en la tercera semana del Giro. ¿Algún valiente para rebatir?

Por El Arriesgado Techo Díaz

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar