¡No va más, abran juego! ¡Comienza el Tour!

¡Señores, señoras, señoritas, damas y caballeros hagan sus apuestas! La mesa está a punto de cerrarse. Llegó la hora de las horas, estamos ante el comienzo de la cita más importante del calendario ciclista del año, la Grande Boucle está a punto de comenzar. Rotterdam será el escenario elegido para el comienzo de esta edición del Tour de Francia y desde ahí hasta los Campos Elíseos de París esperan a los ciclistas más de 3.700 kilómetros marcados por los Pirineos, –en su 100 aniversario del primer paso de la carrera por estas cimas- un recorrido muy montañoso con 44 cotas puntuables (seis de categoría especial y 10 de primera) y una doble cita en el mismo día con el gigante Tourmalet que marcarán a buen seguro la carrera. Este año no hay contrarreloj por equipos; muchas gracias habrá dicho Contador, porque lo que es buen equipo, la verdad no lo tiene. 23 días y un destino: el lugar más alto del cajón de París. ¡¡Abran juego, no va más!!

-A nuestro amigo y Guru técnico “El Aguador” seguro que se le abrirán los ojos al oír esa frase, los que lo conocemos, ya sabemos que gusta de buscar buenas timbas-

OJO AL PAVÉS Y LA CARNICERÍA QUE ANUNCIA ARMSTRONG

¡Comienza el Tour!

Tras el prólogo de Rotterdam (8,9 kilómetros) los ciclistas discurrirán tres días más por tierras Holandesas; calles estrechas, rotondas, muchos nervios y sobre todo el temido pavés de la Roubaix serán las primeras dificultades que tendrá que salvar la serpiente multicolor. Mucho ojo aquí, algunos pueden perder sus opciones nada más empezar. Ya lo ha anunciado el norteamericano de hierro, Lance Armstrong vaticina “una carnicería” para la tercera etapa, que se disputará sobre pavés por el recorrido por el que transita habitualmente la París-Roubaix.

Curiosamente, Lance dice alegrarse para esta etapa “de estar con los chicos del Radioshack en mi último Tour”. Zorro viejo que dicen en mi tierra. Con el mejor equipo del Tour, el norteamericano intentará sacar tajada en un terreno en la que un gran equipo, como lo es el Radioshack, lo puede hacer. Cuidado que ahí, el gran favorito a la victoria final tendrá que luchar contra todo un equipo y como es evidente el Astana no tiene el potencial para defender a su líder, así que tendrá que buscarse él solito las habichuelas. Ojo también con el Expreso de Berna, Cancellara o Cancelase -como gusta decir Techo Díaz– seguro que tiene marcada en rojo esa etapa; a lo mejor es el mejor tren a seguir para Contador….veremos.

VOLATAS Y VELOCIDAD PUNTA EN LA LLEGADA A FRANCIA

Tras estas etapas, llegamos a tierras francesas donde serán los equipos de los sprinters: Columbia, Sky, Cervelo, Milram… los que tendrán sus oportunidades, y previsiblemente con etapas llanas y sin muchas dificultades se llegará al Sprint. ¿Cavendish seguirá siendo el rey indiscutible de las volatas? ¿O por el contrario, Ciolek, Farrar o Hushovd, u otros serán capaces de arrebatar esta corona al hombre de la isla de Man?…Veremos también.

ALPES CON POCA PÓLVORA

En la séptima etapa harán aparición los Alpes, más diluidos y con menos protagonismo que nunca en la ronda francesa. Serán tres días, y hasta la tercera etapa alpina no se asciende un puerto de categoría especial, La Madeleine, y está a 32 kilómetros de la meta. En la etapa intermedia, los ciclistas afrontarán dos primeras categorías, la Ramaz y el final en Morzine-Avoriaz, poca cosa se nos antoja para que algunos de los gallos de corral intimide e imponga su ley a los demás.

AVENTUREROS AL PODER

Después es estos Alpes que podríamos denominar Light, los ciclistas afrontarán, a lo largo de cuatro jornadas, las estribaciones del Jura y el Macizo Central; terreno abonado para las escapadas y los aventureros. Nos gusta que estos ciclistas valientes y aguerridos puedan tener también sus opciones de gloria con etapas que parecen propicias para las fugas.

100 AÑOS DE PIRINEOS Y EL PLATO FUERTE DEL TOUR

El recorrido

Los Pirineos, en su 100 aniversario desde que que se ascendieron por primera vez en la ronda francesa, se visten de gala –y nunca mejor dicho- y sobre el papel serán el plato fuerte de la carrera. Ahí se jugarán los garbanzos y se deben poner las bases de quien va a ganar el Tour. La primera de las grandes etapas terminará en el Ax 3 Domaines, un puerto duro de verdad, -o sino que se lo pregunten a Armstrong en el 2003- Contador, los Schleck, Basso, el norteamericano de hierro y los que quieran o puedan ganar tendrán que sacar toda su artillería a partir de ahí.

La jornada previa a la llegada final en alto al Tourmalet tiene 70 kilómetros de ascensión con un total de cuatro puertos, aunque sí es verdad que todos ellos están muy alejados de la línea de meta. Será la decimoséptima etapa, desde Pau hasta la cima del Gigante Tourmalet (que sí que será un gigante y no un molino como creía al más ilustre de los manchegos), que se subirá dos veces, donde los escaladores y los aspirantes a la victoria final tengan su última oportunidad, a la espera de lo que ocurra en la última contrarreloj. Etapas duras, puertos largos, grandes desniveles, el calor de julio; todo hace prever una gran batalla de las que más nos gustan y como no El Tío del Mazo aparecerá seguro, se va a poner las botas –su amigo Perico va a disfrutar de los lindo con él-.

CONTRARRELOJ DE LAS DE INDURAIN

Dicen que tras la tempestad viene la calma, pues en este caso parece que no, una etapa llana tras los pirineos, precede a otro punto decisivo de la ronda. Es posible que ya haya deferencias en la clasificación general, pero la etapa contrarreloj que se va a disputar el sábado 24 de julio, un día antes de la llegada a París, es una lucha contra el crono de “toma pan y moja”. Un total de 52 kilómetros llanos, con grandes rectas y la incógnita del viento, entre Burdeos y Paullac terminarán con las pocas fuerzas que les queden a los afortunados en llegar a estas alturas de carrera. Bien es cierto que hay poca lucha contra el crono este año, pero la única contrarreloj larga de este Tour nos recuerda a las que se corrían cuando el Gran Miguelón era el dueño y señor de esta disciplina y del ciclismo mundial.

Nada más y nada menos que todo esto nos deparará el Tour de este año; lo disfrutaremos y ahí estaremos comentando lo que suceda, esperamos compartir con vosotros impresiones y valoraciones de todo lo pase. Ahora, sólo tengo que decir que gane el mejor y como no, yo creo, deseo y espero que el mejor sea Alberto Contador. Démosle a Armstrong una buena despedida, supongo que definitiva, del Tour de Francia.

Por Un Señor de Toledo

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar