¡ANIMO ALBERTO, SABEMOS QUE ERES INOCENTE¡

Me siento triste, enfadado, desanimado, decepcionado; creo que con esto que escribo podéis percibir más o menos como me encuentro a la hora de escribir este post. Y de verdad que necesito escribirlo y que vosotros lo leáis, no con intención de que compartáis la misma opinión, simplemente quiero decirlo y decirlo muy alto.

Imaginaos si yo tengo esas sensaciones, cómo estará Alberto Contador; quien haya visto la rueda de prensa, como me apuntaba en un correo el amigo Techo Díaz, el de Pinto tenía tristeza, a punto de llorar, a punto de gritar, a punto de abrir su alma a todos los periodistas que allí estaban congregados para que creyeran su inocencia. Alberto, yo te creo, confío en ti y en tu nobleza demostrada en multitud de ocasiones.

Tengo que precisar que te creo, no porque seas español y con tus triunfos disfrutemos a lo grande; te creo porque con la cantidad de clenbuterol detectada, tan ínfima, ningún corredor busca mejorar su rendimiento, de hecho ni lo mejora, ni nada, simplemente es imperceptible. Te creo porque esa cantidad detectada, según los expertos, puede proceder de un trozo de carne tomada. ¿Para qué iba a tomar algo en una cantidad tan ínfima, cuya única consecuencia sea lo que ha pasado? ¿Lo iba a tomar para que saliera en un análisis tan preciso y exhaustivo como los de la UCI? Desde luego que NO.

Si se toma intencionadamente, que ya es muy difícil administrar una cantidad tan ínfima, sabiendo que no vas a tener ningún beneficio y sí mil prejuicios; es cosa, con perdón, ¡de tontos! Alberto comprendo tu rabia, tu decepción, tu tristeza….

No, señores, no estamos ante un tramposo, estamos ante un tío que ha defendido y defiende los controles como el que más, que confía en las reglas y su aplicación, en la UCI, en el ciclismo y en la legalidad. Estamos ante el mejor ciclista de los últimos años y posiblemente ante uno de los mejores de todos los tiempos que se ha encontrado con una gran putada… (Con perdón también).

Esperemos que la cordura reine en la UCI y se analice el tema como se debe y aplique la justicia que debe; y no es otra que la del camino recto y la de la verdad; porque la verdad es que este caso nada tiene que ver con los de Landis, Basso, Heras y demás. Ellos lo saben, simplemente esperemos que no quieran ejercer su “magnificencia torquemadista” y hagan pagar a justos por algunos pecadores y conviertan a Alberto en un mártir de su cruzada. Está bien castigar y duramente a los tramposos, lo que no está bien, ni queremos que sea así es hacer pagar con la misma cruz a inocentes que por comer un filete con restos de esa sustancia, por ejemplo, vean su carrera no por el suelo, sino en los infiernos.

Por Un Señor de Toledo

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar