Por Techo Díaz.- 450.000 euros es lo que se lleva un ciclista por ganar la prueba más dura del mundo, el Tour de Francia. 500.000 euros, según informa el Diario de Mallorca, es la cifra que cobró un ex jugador de balonmano reconvertido a la realeza por asesorar a un equipo ciclista entre los años 2003 y 2007, sin dar una pedalada.

Algo no me cuadra. El año pasado, el equipo ganador de la Vuelta Ciclista a España, que contaba entre sus filas no sólo al reciente campeón sino a toda una estrella internacional como el ruso Denis Menchov, ganador de Giro y Vuelta y podio en el Tour, se tuvo que retirar del pelotón internacional al no encontrar patrocinador.

Urdangarin, en su etapa de deportista. Foto: lainformacion.com

36 ciclistas profesionales españoles no encontraron equipo en 2012 en un deporte fuertemente castigado por la crisis y la sombra del dopaje, en el que encontrar patrocinador es misión imposible y lucrarse es una utopía.

O no. Urdangarín podría haber cobrado 300.000 euros del gobierno balear por la “oficina del proyecto” Illes Balears, el equipo histórico del pelotón nacional, que antes fue Reynolds y Banesto y ahora es Movistar. Ese fue –según informa el Diario Público– el primer contrato público que el aristócrata logró para sí: finalmente, cobró 294.000 euros, pagados por Fundació Illesport e Ibatur. Lo obtuvo Nóos Consultoría SL – la empresa del marido de la infanta- sin concurso y gracias a la aportación de datos falsos. El más relevante, alegar que tenía la exclusiva para comercializar el merchandising del equipo. Era falso.

De Urdangarín se ha cantado mucho, pero aún lo están juzgando. Habrá que ver en qué queda todo esto, pero desde luego, llama la atención que en un deporte en el que 36 corredores profesionales son incapaces de encontrar alguien que les pueda pagar la ficha haya gente que se llegue a embolsar casi 50 millones de las antiguas pesetas por hacer de intermediario en la concesión de un contrato. Aunque hace 9 años la dichosa crisis estuviese aún por explotar.

Quizás harían bien guiñoles y vampiros en dejar de perseguir con saña torquemadista ridículas proporciones de anabolizante en la sangre y en vigilar más lo que se cuece en el entorno empresarial, también en lo relacionado con el deporte. Porque todo hace pensar que más de uno se ha dopado y se ha lucrado a costa de los deportistas. Sin dar una pedalada.

 

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar