¡Feliz Día de los Inocentes!

Por Techo Díaz.- Cuando hace poco más de tres años empezamos esta aventura, nunca pensamos que llegaríamos tan lejos. No pensábamos que hubiera tanta gente loca por el ciclismo. Casi 10.000 seguidores en Twitter, más de 6.000 en Facebook, 3.500 instagramers absolutamente pirados y lo mejor, más de 140.000 visitas a la web durante el pasado mes de septiembre.

Se nos fue de las manos.  Éramos pocos y pedaleó la abuela. A decir verdad, las cosas fueron rodadas (nunca mejor dicho) desde el principio, aunque ha sido en 2013 cuando nos ha estallado en las manos. Lo cierto es que este blog lo creamos entre tres personas, y entre tres hemos seguido hasta el final. Ayudados, cierto es, por un equipazo de gregarios que, esporádicamente pero con tesón y constancia, han contribuido a hacer de este blog un sitio grande para los amantes del ciclismo.

Pero la bola se ha hecho tan grande que nos ha superado. Cada día, cada semana le hemos ido dedicando más y más tiempo al blog, hasta el punto de poner en riesgo nuestros verdaderos puestos de trabajo, lo que nos da de comer, y lo que es peor, robándole tiempo a nuestras chicas con todo lo que eso implica de lesiones posturales por dormir en el sofá. Todo era poco con tal de acabar el post perfecto, de encontrar la historia definitiva.

adios a la bici

Cursi de cojones, pero cierto.

Y claro, todo ello ha tenido consecuencias. Alguien se tenía que fijar en nosotros. De hecho, lo más alucinante del tema es haber llegado hasta donde hemos llegado sin más ayuda que nuestros textos, nuestro ingenio y nuestra cabezonería, que no es poca. Dice mucho de Internet, de la nueva mentalidad y de la comunidad ciclista. O decía, porque como cantan tantas orquestas de pueblo para que nos vayamos a casa y dejemos de beber cubatas, todo da igual ya nada importa, todo tiene su fin

A lo largo de este año nos han llegado varias ofertas. De las más importantes redes de blogs, de grupos editoriales y hasta la más sorprendente, un grupo italiano ligado a un magnate caído en desgracia pero con la contrastada capacidad de renacer de sus cenizas lustro tras lustro. Ser socios del Milan AC nos hacía gracia, pero no aceptaron nuestra contraoferta de escribir desde el césped de San Siro.

Así que al final nos plegamos a la oferta más razonable. Desde el 1 de enero pasamos a formar parte de la plantilla de Unidad Editorial, importante grupo mediático que controla, entre otros, El Mundo, Expansión, Marca o Actualidad Económica. El grupo está en pleno proceso de renovación –cambio de piel, lo llaman- y ha decidido apostar por algunos blogs consolidados para apuntalar su oferta de contenidos.

Esto, que en principio no es una mala noticia, tiene sin embargo daños colaterales. El blog se cerrará como tal y su oferta de contenidos se reorientará hacia un público más amplio. Lo bueno es que llegaremos a más gente, lo malo es que dejaremos de ser completamente libres en nuestro estilo, nuestras formas y nuestros comentarios.

Pero teníamos dos opciones: mantener la dignidad y seguir luchando por aquello que siempre hemos soñado, aunque nos robase el tiempo, el dinero y la salud, o vendernos por cuatro perras. Elegimos la segunda.  No niego que pueda parecer cobarde, es más, soy el primero que sostengo que correr es de cobardes, pero no es menos cierto que soldado que huye vale para otra batalla.

En principio, no dejaremos de hablar de ciclismo, pero iremos ampliando temas hasta captar el interés de otras comunidades. En concreto, nuestros nuevos dueños tienen especial interés en los aficionados a la decoración y la jardinería. Así, los primeros reportajes, ya pactados, versarán sobre la afición de algunos ciclistas al mundo del jardín.

“Las gardenias de Valverde” hará un repaso por los gustos florales del murciano, muy aficionado a los horticultivos. “Yo tenía una rosa en África”, apelará a la infancia del joven Froome y el cultivo de cactus en su Kenya natal, mientras que Nairo Quintana nos explicará algo sobre las flores de su país de origen y sus propiedades para entrenar en altura.

Desde el 1 de enero, el blog pasará a llamarse “Mazo y Jardín” y descubrirá técnicas sobre cómo arar en bicicleta, cómo combatir plagas de caracoles en mountain bike o cómo hacer una ruta en bici llevando un girasol en las alforjas. El girasol, de hecho, es una de las mejores plantas para salir a montar en bicicleta puesto que su continuo y constante movimiento en busca del sol hace contrapeso a las fuerzas del ciclista y le obliga a entregar los mejor de sí mismo en cada salida.

Pero no queremos adelantar temas. Hoy acaba una época que ha sido preciosa, y en apenas unos días empieza otra, diferente. Cerramos el blog sí, pero abriremos de nuevo. Esperamos veros en el camino.

Hasta aquí hemos llegado

Hasta aquí hemos llegado