Por un Señor de Toledo.- Como todos los seguidores del ciclismo sabemos, el coche escoba es el nombre que recibe el vehículo de apoyo a ciclistas que, por lo general, va detrás del último corredor y cierra la carrera. El coche escoba marca el final del paso de los ciclistas y además cumple una función muy importante, ya que, al ir el último, se asegura y tiene que velar porque ningún ciclista se pueda quedar sin asistencia ni atención, ante posibles accidentes, que el Tío del Mazo le dé con ganas, u otros problemas que puedan surgir en el desarrollo la prueba.

coche escoba antiguo
Aquí tenemos uno de los primeros coche escoba, tuneado y todo

Sobre el nombre que recibe este vehículo, generalmente una furgoneta o similar, para poder llevar materiales, personas, bicicletas y un equipo de primeras atenciones médicas; no está muy claro dónde surgió, pero se entiende que al ser el último barre todo lo que va quedando en la carretera. Se supone que detrás del coche escoba ya no viene nadie. De hecho, para los aficionados que acuden a ver la carrera resulta muy útil también. Cuando estamos en la carretera esperando el paso de los corredores, surge la pregunta: ¿Han pasado ya todos, o queda alguno rezagado todavía…? Pues bien, fácil respuesta. Esperamos a ver el coche escoba, y cuando pasa decimos eso de: “¡Aquí ya no queda ni el Tato…!”.

 La mítica furgoneta Citroen H, coche escoba del Tour de Francia durante muchos años
La mítica furgoneta Citroen H, coche escoba del Tour de Francia durante muchos años

Es un símbolo del ciclismo, ha sido utilizado desde hace muchos años, ya que toda carrera que se precie tiene que contar con su coche escoba, claro que sí. Pero estamos seguros de que la imagen de este vehículo no es muy apreciada por los corredores, ya que, amigo…, si lo ves en carrera, mala señal. Ver el coche escoba a tu espalda debe ser así como quedarse en el trabajo hasta las tantas con algún marrón entre manos y que aparezca el tío, o la tía de seguridad con cara de circunstancias diciéndote “a ver qué hacemos aquí todavía…, recoge que si no te dejo encerrado y tú verás dónde duermes…!

Claro que, pensándolo bien, en alguna ocasión el ciclista puede esperar el coche escoba como agüita de mayo… si estás fastidiado y ya la carrera no va contigo… ¡Qué leches…, a ver si aparece ya el coche escoba y me recoge como a una puñetera colilla y se acabó la historia…!

Coche escoba
La mejor forma de identificar al coche escoba… ¡Con una escoba que se vea pero bien!

¿Y los aficionados…? Para los aficionados ver el coche escoba puede ser una morralla porque ya no queda ningún corredor por pasar… Tenemos que marchar, se acabó lo que se daba, ya no hay más nada que ver… O claro, si eres el típico que va a acompañar a alguien por compromiso, pasas de los de las bicis y sólo quieres que acabe pronto; pues ahí, ver al coche escoba debe ser lo más de lo más.

Talansky con el coche escoba
Hace pocos días Talansky tuvo que ser barrido por el coche escoba del Tour

Temido, odiado o deseado y bienvenido: todos estos calificativos se los podemos poner al coche escoba, dependiendo de cómo sea la película. Efectivamente, muchas de las cosas de la vida son así, dependiendo de cómo se mire y con qué intereses o motivaciones se afronte, una cosa puede ser lo mejor o una mierda (con perdón). El caso es que queríamos hacer nuestro pequeño homenaje a esta figura que existe desde que el ciclismo es ciclismo y que es un elemento de la carrera muy importante, que juega un papel fundamental, no sólo en pruebas profesionales: El Coche Escoba. ¡Viva el coche Escoba!

 

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar