wiggins y la Roubaix
  1. Inicio
  2. /
  3. ¡Monta en bici!
  4. /
  5. Roubaix mon amour, el amor imposible de Wiggins

Roubaix mon amour, el amor imposible de Wiggins

Por Techo Díaz.- Nada es imposible en el amor. Tampoco lo es que Wiggins se retire ganando la Paris Roubaix, la carrera más dura del mundo, la más nórdica e infernal. Decía Katherine Hepburn, esa excelente actriz, que el amor no tiene nada que ver con lo que esperas conseguir, sino con lo que esperas dar; es decir, todo. Más o menos lo que tendrá que poner el inglés para llevarse lo que ha calificado poco menos que como el amor de su vida.

Ganar la Paris Roubaix no es moco de pavo. No es algo que haya conseguido jamás un inglés, ni un español, ni mucho menos un americano. Pero es el gran objetivo de un tipo que sí ha sido capaz de hacer cosas que nadie creía posibles, como plantar la Union Jack en los más alto de los Campos Elíseos o batir al todopoderoso Tony Martin contra el crono cuando nadie daba un chelín por ello. El amor verdadero es así. Y como decía un filósofo griego de anchas espaldas “no hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en héroe”.

wiggins y la Roubaix
Fotografía de Graham Hughes

Si hacemos caso a las leyendas artúricas, los caballeros ingleses –y Sir Bradley Wiggins lo es, nombrado por la mismísima espada de la reina– son fieles a sus promesas, como la bravura, la gallardía, el amor por la ginebra y todas esas cosas. En cuestión de licores, Bradley siempre se ha decantado más por la cerveza, pero de bravura anda más que sobrado. No hay más reproducir sus recientes palabras en una entrevista a The Guardian para entender su compromiso con la causa: “You have to be willing to die for the cause”. En inglés de Gante que queda mucho más elegante.

Wiggins nombrado caballero
Wiggins nombrado caballero

Wiggins ha enfocado toda su temporada en ganar la Paris-Roubaix. Pesa cinco kilos más que cuando ganó el mundial de Ponferrada y siete más que cuando atravesó los Campos Elíseos vestido de amarillo, pero todo forma parte de su plan. Explica el barbudo sir que este peso ganado en el gimnasio le ayudará a realizar esfuerzos explosivos a la hora de luchar por una posición privilegiada antes de los tramos de pavés o a esprintar en los adoquines.

El inglés ha estudiado hasta el límite las características de esta peculiar y centenaria carrera. Sabe, por ejemplo, que el famoso tramo Carrefour de l’Arbre se debe pasar en 3 minutos y 20 segundos. Ha viajado a la zona en diciembre, enero y febrero, donde ha recorrido más de cien kilómetros de la clásica, y se sabe en mejor forma que el año pasado, cuando acabó noveno.

Tampoco tendrá muchas más oportunidades. Su historia de amor y odio con el Sky acaba este domingo en el velódromo de una pequeña ciudad de apenas 90.000 habitantes y hasta entonces es corredor del Sky ha todos los efectos. Eso tiene muchas cosas buenas. Como él mismo ha dicho tanto Stannard (ganador este año en Het Nieuwsblad) como Thomas (ganador en E3 Herelbeke) tienen también muchas posibilidades de ganar la carrera, y eso es presentarse allí con un equipazo.

Lo que pasa -y eso es la parte mala de correr en el Sky- es que no todas las carreras se ganan de la misma manera. La táctica empleada por el Sky en el reciente Tour de Flandes, donde trataron de controlar la carrera como si una etapa del Tour de Francia se tratase, resultó ser un estrepitoso fracaso y terminó con Geraint Thomas totalmente desfondado antes de que empezase lo bueno. El ciclismo es un deporte muy bello, muy viejo, y no admite de controles, al menos en carreras tan largas que por algo se llaman monumentos.

No basta con las ganas, ni con haber hecho los deberes. Las propias casas de apuestas, tan activas en su país, dan como principal favorito al noruego de moda, Kristoff, seguido de Degenkolb, Vanmarcke, Terpstra y Stybar. Todos muy buenos, todos con más opciones que el inglés. Sólo hace falta saber si, como el campeón del mundo contra el crono, están dispuestos a morir por la causa. Y si su amor es verdadero.

Mahou Wiggins
Wiggins, con una Mahou en Ponferrada

 

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar