Por Techo Díaz.- «Nos bastaba mirarnos y sabernos. Nada importaban los silencios, el tedio de las primeras horas de la tarde. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabras, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida, eran sencillamente la felicidad».

Toma ya. Volved a leer este extracto y, si alguna vez habéis amado, decidme que os deja indiferente. Son palabras de la obra «Señora de rojo sobre fondo gris», en la que Miguel Delibes describe el amor que sentía por su mujer, el mismo por el que en el verano del 41, siendo aún novios, recorrió más de 100 kilómetros en bici para verla, puerto de montaña mediante, entre Molledo y Sedano.

Una historia de la que ya os hablamos en los albores de este blog y que nos dejó cautivados desde el principio. Amor verdadero pasado por el filtro de la bici. Por suerte, no fuimos los únicos a los que llamó la atención este relato y un grupo de cineastas y periodistas burgaleses se han atrevido a llevarla al cine. En formato cortometraje pero con la magia de la pantalla grande.

Cualquiera que hay visto alguna vez un buen corto sabrá que nada tienen que envidiar a los largos en cuanto a calidad y ritmo, pero eso sí, cuentan con una gran desventaja: son mucho menos accesibles para el gran público. Es el caso, de momento al menos y esperamos que no por mucho tiempo, de ‘Aupa Delibes’, que ha sido estrenado en la Seminci de Valladolid y algún pase más, pero que sigue siendo difícilmente accesible para los aficionados al ciclismo, las letras y el cine. Para resolver todas estas dudas hablamos con el alma del proyecto, Daniel Rivas, y le hicimos llegar unas preguntas sobre un corto que tiene absolutamente todo para engancharnos desde la primera pedalada.

cortometraje delibes bicicletas

¿Cómo surgió la idea?

El año 2010 muere Miguel Delibes, en marzo, y sus descendientes le rinden un homenaje en agosto repitiendo en bicicleta la misma ruta que el escritor hizo entre Molledo-Portolín, Cantabria, donde él veraneaba, y Sedano, Burgos, donde lo hacía su novia, Ángeles de Castro. Mi hermano, periodista como yo, leyó un pequeño texto que la familia escribió sobre ese viaje. Y entonces fuimos a visitar la ruta para escribir un reportaje sobre el tema. Mezclamos dos relatos: Señora de rojo sobre fondo gris, donde se explica de forma novelada el amor de Miguel hacia Ángeles y, Mi querida bicicleta, donde el escritor contó la anécdota de el viaje en bicicleta.

Nos dimos cuenta que el texto era muy hermoso y que a la gente le gustaba aproximarse a la figura y a la obra de Delibes desde esta historia de amor, de entrega hacia la pareja. Así que le dimos muchas vueltas al tema y mi hermano, Guillermo, me propuso que con la base de su reportaje yo grabase un documental. El tema es muy visual, porque el paisaje cambia totalmente desde Cantabria hacia Castilla y además Delibes quería mucho esa zona, donde descansaba y daba largos paseos. Así que viendo que el papel se quedaba corto para este tema, fuimos a localizar en la zona para después volver a rodar. Aunque, realmente, habían pasado 5 años desde la primera visita a Molledo y la que hicimos para grabar. Nos faltaba un buen equipo humano y lo encontré en mis compañeros Ignacio Navarro, Antón Rodríguez y Clara Serena.

¿Sois fans de Delibes, del ciclismo o de las dos cosas?

En mi caso, yo soy fan de la literatura de Delibes porque soy burgalés y siempre ha sido un personaje muy cercano que escribió sobre nuestros pueblos. Además, soy periodista, así que tener a una figura de referencia como él en mi tierra siempre me ayudó a estudiar su obra. En cambio, mis compañeros de rodaje no lo conocían tanto, así que como deberes nos leímos varios de sus libros, como los citados antes, para entender bien la magnitud del personaje y de Ángeles, que fue su guía y su apoyo. Por otra parte, llegué tarde a la afición al ciclismo: era más urbano, menos de hacer carretera. Pero en 2013 me propusieron viajar con un grupo de compañeros a Etiopía para recorrer el país y después donar nuestras bicis a una misión en el norte del país, gestionada por el padre Ángel, de los Padres Blancos y apoyada por Etiopía Utopía. Con ellas montaron un equipo ciclista que ahora es bastante potente en el país. A partir de esa experiencia, he hecho viajes más cortos por España y soy un enamorado de esta manera de conocer el mundo.

¿Cómo y dónde se puede ver el corto? 
Por ahora, el cortometraje solo se ha emitido en la 60 edición de la Seminci de Valladolid. En esta primera etapa, se pasará por festivales. Y una vez que esa vía esté agotada, ya estará disponible por internet e intentaremos moverlo por España en eventos ciclistas y relacionados con la literatura.

¿Cómo ha sido la acogida de los que ya lo han visto?

El cortometraje está gustando mucho. Primero, porque aunque Delibes sea un referente nacional no todo el mundo conocía al personaje de Ángeles de Castro. Y cuando ven cómo se amaban y cómo ella influyó y apoyó la carrera literaria de su marido, el público se asombra. Además, la historia gira en torno al amor, a un sentimiento muy puro de entrega, y por ahí conecta emocionalmente con el espectador. El halago más grande y más importante nos lo dio la propia familia, después de la proyección en la Seminci. Según ellos, el cortometraje se parecía mucho a la literatura de Delibes: austero frente a los sentimientos pero intenso a la vez. Nos alegró mucho oír esto porque esta película no habría existido si ellos no la hubiesen aceptado.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos? ¿Alguno relacionado con el ciclismo?

Ahora estamos centrados en moverlo por festivales y en hacer presentaciones y explicar a la gente qué significó Delibes y, sobre todo, Ángeles de Castro. Tenemos ideas sobre la mesa para el siguiente trabajo, pero desgraciadamente necesitamos un empleo para pagarlo, así que los miembros del equipo estamos en la rutina tan española de mandar curriculums como posesos. Por ahora, los temas que queremos hacer se alejan del ciclismo, queremos cambiar, pero queremos tanto a la bici que siempre la revisitaremos.

El equipo de ‘Aúpa Delibes’ está formado por Ignacio Navarro (director de fotografía), Antón Rodríguez (Ayudante de dirección y de producción), Guillermo Rivas (ciclista), Clara Serena (Cámara y ayudante de fotografía) y Daniel Rivas, director y guionista.

Bicis antiguas cartel cervezas Aguila

Una de las caracterizaciones del rodaje, junto al ya legendario cartel de Cervezas El Aguila. Foto de Clara Serena