Por Techo Díaz.- Es la pregunta obligada, la que se cuela en las tertulias de terraza y chiringuito, y no digamos en la red. Con apasionados detractores y acérrimos defensores, landistas confesos y antilanders declarados. Y desde luego la gran duda que se plantea tras este Tour 2017, al que no podemos calificar de sorprendente pero quizás sí de transición.
[adrotate banner=”9″] Porque, asumiendo que solo Valverde es eterno, los años van pasando también para Froome. El ciclismo es un deporte muy duro, y aunque la estrella británica ha renovado con el Sky hasta 2021, difícil lo ve a tener para ganar el quinto y no digamos el sexto. El relevo generacional es ineludible y la era Froome va a tocando a su fin. Ley de vida, como el propìo Alberto Contador, el ciclista mentalmente más fuerte del circuito, ha sufrido en sus piernas. Llegará un día en el que alguien le haga a Froome lo que Alberto le hizo a Lance Armstrong en su regreso.

Froome Tour Leon hijo
Froome es super tierno, pero los jóvenes van pidiendo paso

¿Y quiénes son los grandes nombres de la nueva generación? Son cinco y se enumeran rápidamente: Tom Dumoulin, Nairo Quintana, Romain Bardet, Fabio Aru y Mikel Landa. De estos cinco debería salir el primer ganador de la era post-Froome.

Y la pregunta no es si Landa podría haber ganado este Tour de 2017 -que está claro que no- o si ganará el de 2018, si no si realmente tiene la clase suficiente para estar en el club de los 5 magníficos.

Analicemos, por un momento, con sangre fría. ¿es Mikel Landa mucho peor que Fabio Aru o Romain Bardet?. Parece claro que no. Al sardo le ha superado en la general, y el francés le ha sacado un segundo, que podría no existir de habérsele aplicado la sanción que sobrevoló sobre él por alimentación indebida. Cierto que el alavés corrió de manera distinta -con algo más de libertad al no ser jefe de filas- pero también que venía de un Giro de Italia donde no se tocó los huevos. La una por la otra. Y otro dato concluyente. Hace dos años, en el Giro que Fabio Aru quedó segundo, Mikel Landa quedó tercero trabajando para él. Conclusión: algunos años irá mejor y otros peor, pero Mikel Landa está al nivel de Aru y de Bardet. Y es algo mejor en la crono.

Otra cosa son los dos capos de su generación: Quintana y Dumoulin. El holandés le da mil vueltas en la crono y el colombiano es – no nos engañemos por su mediocre Tour- bastante mejor en la montaña. En conjunto, son dos corredores más completos, los que deberían estar destinados a heredar los galones de Froome en la Grande Boucle. Pero tienen un problema: no son franceses, ni españoles, ni italianos.

Mikel Landa Tour Francia

No nos engañemos. Francia va a seguir diseñando tours para que los gane Bardet. En Italia le pondrán las cosas fáciles a Fabio Aru, y en España, aunque con más complejos, haremos lo propio con el alavés. Y esto, aunque puede parecer antideportivo, responde a una lógica aplastante. Las Grandes Vueltas no solo son deporte,sino también espectáculo y negocio. Echen un rápido vistazo a los patrocinadores de La Vuelta. Aunque multinacionales, la mayoría de las empresas que hacen posible este evento tienen más intereses en España que en Japón o en Argentina. Para que les rente su inversión, imprescindible para la carrera, necesitan audiencia nacional. Y eso se consigue con una figura como Landa que arranque a los futboleros su interés por el ciclismo.

Y lo mismo, o más, pasa en Italia y en Francia. Y dado que las figuras emergentes allí se llaman Romain Bardet y Fabio Aru, podemos esperarnos recorridos con montaña, descenso y poca crono en el próximo lustro. Una auténtica putada para el señor Dumoulin, que de haber nacido en la época de Indurain o antes ganaría grandes vueltas con la gorra.

Eso, que para Tom es un marronazo, iguala sin embargo las cosas y hace más apasionante que nunca la era post-froomítica, donde al menos 5 grandes ciclistas saldrán en condiciones bastante parecidas. Y uno de ellos se llama Mikel. ¿Ganar el Tour? Pues depende de mil factores. Caídas, pinchazos, escapadas, diarreas, enfermedades o dobletes frustrados tendrán su dosis de protagonismo, pero ha demostrado que el reto, una vez envejezca Froome o se le aísle del todopoderoso Sky, está a su alcance.

Y eso, mientras llegan los Soler, Fernández y compañía es mucho más de lo que algunos esperábamos del ciclismo español en los próximos años. Fácil no lo va a tener, y no van a ser cinco, pero sí, Mikel Landa puede llegar a ganar el Tour.

 

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar