Por El Aguador – Antes de dar consejo alguno sobre como guardar la bicicleta durante una larga temporada si con el frío la «aparcas» hasta primavera o hasta que vuelva el buen tiempo, te recomendaría que no lo hicieras. Aunque sea de vez en cuando, no la aparques. Además, si no lo haces podrás disfrutar de los conjuntos de invierno que vamos a presentar en breve en El Mazo 🙂
[adrotate banner=»11″]
Si pese a esta encarecida súplica para que sigas pedaleando estos meses que se avecinan, decides dejarla durante unos meses, he aquí unas recomendaciones para guardarla y que cuando quieras recuperarla la encuentres en perfectas condiciones y tengas que hacer poco más que darle un poco de aire a las ruedas para salir de nuevo:

  • Déjala perfectamente limpia: Sí, es una obviedad, pero a veces no lo hacemos y la suciedad tiene la maldita manía de no desaparecer. Es más, sobre la guarrería se acumula más… y se endurece, y se mete entre los eslabones de la cadena, el cambio… y montón de sitios donde es mejor que no entre. Así que antes de guardarla, limpiarla, con un paño húmedo y otro seco para dejarla bien seca. Además imagina la situación dentro de unos meses: vas a por tu bici porque te mueres de ganas de salir… y te toca limpiarla… qué bajón!
  • Cadena engrasada. El elemento móvil por excelencia siempre tiene que estar en perfecto estado. Mantenla bien limpia y al guardarla que esté bien engrasada. Con un aceite que no sea en spray a poder ser.
  • Mejor dejarla colgada que con las ruedas apoyadas en el suelo. Como seguro que has experimentado muchas veces, las ruedas van perdiendo aire con el tiempo, y si la vas a tener unos meses guardadas, puede que pierdan bastante. Si está apoyada en el suelo, te arriesgas a que pueda coger alguna deformación y que las cubiertas se cuarteen, lo que significa una mala rodadura y que te las cargas antes.
    • Cuanto más limpia la guardes, menos tendrás que trabajar luego.
  • Si estás en una zona de mucha humedad, déjala lo más tapada posible. La humedad se mete por todos los lados… pero eso probablemente ya lo sabes!
  • Y si vives en la costa, nada de dejarlas en el exterior. El salitre no le hace nada bien a los cambios, la cadena ni a ningún componente de la bicicleta.
  • En resumen, déjala en perfecto estado de revista. No solo porque te ahorrarás tiempo y disgustos, sino porque luego lo agradecerás cuando vayas a recuperarla.