Feliz día de los Santos Inocentes!!

Por El Aguador – Desde hace unos años sabemos que La Vuelta a España está buscando finales explosivos y que llamen la atención para llenar de público los últimos kilómetros y, sobre todo, hacer más atractivos los finales para captar al público en televisión.

Según filtraciones de ayer tarde, parece ser que Unipublic, organizadora de la carrera, quiere que la Vuelta 2018 acabe de nuevo dentro del Bernabéu con una rampa curva que alcance un porcentaje del 24,5% en los 145 metros de largo del estadio, que en esos días estará acabando las obras de remodelación del estadio y que por tanto no tendrá instalado el césped definitivo. Ese será uno de los escollos principales para que el proyecto se lleve a la realidad, puesto que el domingo siguiente, 23 de septiembre, tendría que jugarse partido de Liga.

No se tratará de la primera vez que la ronda española acaba allí, puesto que la edición de 2002 ya hizo las veces de final de una contrarreloj ganada por Aitor González (Kelme, qué recuerdos!!), que también se hizo con el maillot oro como líder de la general.

La propuesta de Unipublic consistiría en una pendiente superior a la Cuña les Cabres. De esta manera, según calcula la organización, hasta 50.000 personas podrían asistir al final de la carrera sentados en las gradas del estadio, en el que también se buscará una ubicación para realizar la ceremonia del pódium, y se podrá conjugar con el recorrido urbano por la Castellana que desde hace años supone el final de la Vuelta y el homenaje al maillot rojo.
[adrotate banner=»11″]
Aunque la mayor parte de corredores no se han manifestado sobre esta filtración, Purito Rodríguez ya se ha arrepentido en su canal de Twitter de perder la oportunidad de ganar en una etapa que hubiera ido perfecta con sus dotes como finalizador explosivo cuesta arriba.

Desde luego que esta idea puede dar juego para el espectador y nos ofrecerá una lucha por la última etapa que no estamos acostumbrados a ver. Eso sí, en todo caso habrá que preguntarse si será sencillo que el pelotón entre al estadio agrupado y también si esta etapa – tradicionalmente tranquila – puede llegar a decidir algo en la carrera. Imaginemos que los primeros de la general llegan separados solo por unos segundos a la última etapa… ¿Qué hacer en ese caso?