Por qué nos enamoró la Strade Bianche 2018

Benoot gana Strade Bianche

Por Techo Díaz.- La Strade Bianche es ya una clásica entre las clásicas. Su kilometraje es ciertamente inferior al de las clásicas, y su historia infinitamente menor. Apenas 12 ediciones, por más de 100 de muchas otras carreras. Pero su encanto ha trascendido estos detalles y se ha vuelto en una de las preferidas de los aficionados.

Ahora bien, si su recorrido por la Toscana y sus tramos de sterratto ya cautivan de por sí, la de este año ha sido una edición especial, llena de todos los ingredientes propios del ciclismo épico que tanto cala en los corazones de los seguidores de este deporte. ¿Por qué? Te contamos -adornado con videos de la carrera e imágenes del prestigioso fotógrafo Kristof Ramon– lo que hizo de 2018 una edición para el recuerdo.

1. Lluvia, nieve y frío

La lluvia fue una constante durante toda la jornada. Incluso llegaron a caer algunos copos de nieve al principio de la jornada

Strade Bianche lluvia

Strade Bianche lluvia y barro

 

2. Lluvia + sterrato = barro

Si llueve y se pasa por caminos de tierra el resultado es fácil de predecir: barro. La cara de algunos corredores era ya irreconocible desde el mismo inicio de la carrera, y su sufrimiento, palpable. En la imagen Stephen Kung, que peleó la carrera hasta acabar en el puesto 16.

Kung Strade Bianche

3. Los favoritos no lo fueron tanto

Algunos dicen que Sagan, Kwaitkowski y Valverde perdieron la carrera por vigilarse, pero al menos ellos llegaron a tener opciones de victoria. A otros, como Greg Van Avermaet o Vincenzo Nibali ni siquiera se les vio en posiciones delanteras. El nombre no vale nada cuando te enfrentas al barro y a la lluvia. Kwiatkowski llegó a 10’57” de Benoot y Van Avermaet a más de 13 minutos.

Strade Bianche 2018

 

4. La Strada es para valientes

No ganaron, pero qué espectáculo dieron. Romain Bardet y Wout Van Aert saltaron lejos de meta, en el último tramo largo de sterratto, y mantuvieron un pulso a los favoritos. Solo un inspiradísimo Benoot pudo superarlos. Podio más que merecido para los dos aventureros que durante muchos kilómetros saborearon las mieles de la victoria.

Van Aert y Bardet

 

5. Valverde atacó a 48 kilómetros de meta

No ganó esta vez, porque no siempre se consigue, pero atacó a 48 kilómetros de meta. Y otro detalle más que nos enamora: cuando la carrera estaba decidida y lo más prudente hubiera sido guardar fuerzas para otra carrera, el de Movistar empezó a remontar posiciones y superar corredores hasta acabar cuarto en la meta de Siena. Y a punto estuvo de alcanzar el podio. Entrega hasta el final.

6. La caída de Wout Van Aert

Fue, con permiso de Benoot, la sensación de la jornada. El campeón del mundo de ciclocross apostó este año por alargar su pico de forma y disputar las clásicas a los grandes capos del pelotón. A punto estuvo de conseguirlo. En la última subida, cuentan, circulaba con calambres en las dos piernas y protagonizó este video que ya se hecho viral y resume de manera perfecta la dureza de la prueba. Al final, tercero en una de las clásicas más duras del mundo, es para quitarse el sombrero.

7. Ganó Benoot

Lo que hace dura a una prueba no es el recorrido, que también, sino la participación y otros factores como la climatología. La Strade Bianche atrae por igual a pedrusqueros (ciclistas que destacan en pavés, como Van Avermaet) y a ardeneros (ciclistas que se adaptan a Lieja, como Valverde), así que ganar allí no resulta nada fácil. Y eso es lo que consiguió, con solo 23 años. Tiesj Benoot, la gran esperanza realidad del ciclismo belga. Fuerza, empuje y corazón. Solo así se gana una edición como la de 2018.

Benoot gana Strade Bianche

 

8. Sufrimiento, sufrimiento y sufrimiento

No nos tomen por sádicos. No nos gusta ver sufrir a nadie, y menos a los ciclistas. Pero esta web se llama El Tío del Mazo y gran parte de la belleza de este deporte radica no en el sufrimiento, sino en el esfuerzo que hacen estos superhombres para superarlos. Y en la Toscana se sufrió mucho. La imagen de Truls Korsaeth tras resbalar en el barro o la de Pierre Latour tras entrar en meta definen por si sola lo que fue esta edición de la carrera.

Caída bici barro

 

ciclista agotado strade bianche

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies