A qué hora se cortan las carreteras por donde pasa la Vuelta

a que hora cortan las carreteras

Por Techo Díaz.- Es una pregunta recurrente que nos llega todos los años a través de redes sociales. ¿Sabéis a qué hora van a cortar el acceso al Angliru? ¿Cuántas horas antes hay que ir para ver una etapa de los Pirineos? Numerosos aficionados -cada vez más- quieren ver a sus ídolos en la carreteras, especialmente en los puertos de montaña, y se preocupan por la manera de llegar allí, en coche o de la manera más cómoda posible.

Sin embargo, no hay una respuesta concreta a esta pregunta. Cada etapa es diferente y la opción de cortar las carreteras la toma la Guardia Civil en función de distintos factores, como la previsión de público y las opciones de aparcamiento y sobre todo de desalojo del puerto. Que no solo es subir, también hay que bajar de las montañas.

Para resolver todas estas incógnitas y conocer mejor el proceso de organización de una etapa nos hemos puesto en contacto con Paco Giner, que lleva un porrón de años organizando la Vuelta desde su rol de directos técnico. Nada menos que 18. Y no tiene una respuesta concreta para esta cuestión, porque, explica, “cada puerto es diferente y cada año la afluencia de gente es distinta”.

a que hora cortan las carreteras
📸Unipublic/ Photo Gomez Sport

Un punto clave es la propia naturaleza de los puertos. En Lagos de Covadonga, la etapa mítica por excelencia, no hay vía de bajada. No existen dos vertientes, por lo que probablemente este año se cierre al tráfico desde el día anterior. Se puede subir, eso sí, andando o en bicicleta, algo que llevan haciendo los aficionados al ciclismo desde hace muchos años. “En esa etapa se respira un ambiente especial, la gente sube con sus mochilas muchas horas antes y pasan un gran día de ciclismo”, afirma Giner.

En el Collado de la Gallina, donde termina la corta pero terrorífica penúltima etapa, sí hay carretera de descenso. Una segunda vertiente que hace que sea más fácil desalojar el puerto y permita por lo tanto, previsiblemente, mantener las carreteras abiertas durante más tiempo. Lo malo para el aficionado es que esta información no es fácil de localizar, ya que la Guardia Civil toma las decisiones el mismo día y no dispone de una web o una app donde consultar en tiempo real desde que´hora se cortan las carreteras. Todo se andará, esperemos, pero a día de hoy (agosto de 2018), eso todavía no existe.

En conversación telefónica, Giner nos habló también de dos etapas que pueden dar mucho juego al espectador, al disponer de bastantes plazas de aparcamiento donde estacionar los vehículos. La Covatilla, la cima que presentó en sociedad a un tal Christopher Froome allá por 2011, es una carretera que tradicionalmente se ha cortado tres o cuatro horas antes de que empiece la carrera. Otra de ellas es la que acaba en Alfácar, Sierra de la Alfaguara. La cuarta etapa, primer examen serio de La Vuelta, es una buena ocasión para que los aficionados granadinos puedan acercarse a ver de cerca a gente como Peter Sagan o Richie Porte.

Aunque, todo dependerá, insiste prudente Giner, en las particularidades del día. Si llueve, si es festivo, si hay un plus de emoción… La carretera permanecerá abierta hasta que se sature, que es cuando la Guardia Civil toma la decisión de cortar. Así que si te gusta el ciclismo y tienes ganar de ver de cerca a los ases de la Vuelta la mejor opción es madrugar. “Intentamos que suba la mayor gente posible”, asegura Giner tras recordar que la ronda nacional es la grande por etapas donde más fácil es el acceso a los ciclistas.

Ya lo hemos comentado muchas veces. El ciclismo se diferencia de otros grandes deportes en la posibilidad que ofrece de ver a tus ídolos en primera fila (y sin pagar entrada). Nada hay más bonito que las imágenes que muestran puertos o carreteras llenas de aficionados animando a los ciclistas, aunque como se ha visto recientemente en el Tour, también tiene su parte de riesgo.

En este sentido, desde la Vuelta hacen un llamamiento a la prudencia y a disfrutar del ciclismo desde las cunetas, sin tocar a los corredores. “El ciclista, cuando llega al último de los puertos va al límite de sus fuerzas, casi sin reflejos, por lo que cualquier contacto le puede desequilibrar”, insiste Giner, quien desaconseja también el uso de banderas para animar a los corredores. “Las banderas son peligrosas por que vuelan, y se pueden enganchar con los radios de un ciclista, así como las cuerdas de las cámaras y cualquier elemento que pueda enredarse con la bici”, concluye.

aficionados animando a Contador
Fotón ya irrepetible de Unipublic/PhotogomezSport. Animando con pasión, pero con respeto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies