Por Techo Díaz.- Una birra gratis por cada ocho viajes en bici. Así de feliz podrías ser si vivieses en Bolonia, una ciudad italiana que además es bastante bonita. Famosa por sus torres inclinadas y por dar nombre al plan que regulaba la enseñanza universitaria, la urbe transalpina presenta ahora un nuevo plan para reducir la contaminación de sus calles a base de regalos.

El sistema en sí no es tremendamente novedoso, y recuerda poderosamente al de la aplicación española Ciclogreen, donde puedes canjear kilómetros recorridos por descuentos en marcas de primer nivel, entre ellas El Tío del Mazo.

BoloniaPero sí presenta algunas novedades que lo hacen muy atractivo para el consumidor final. La primera es la facilidad para canjear los trayectos por regalos muy accesibles como una cerveza o un helado. Curiosamente, los italianos son un desastre en lo primero y unos genios en lo segundo, pero igualmente ambos regalos son muy atractivos. Por muy mala que esté la Azurro o la Moretti siempre son cervezas, y los helados son directamente insuperables. Y con solo 8 viajes puedes optar a uno de ellos.

La aplicación, que se llama Bella Mossa, no premia los kilómetros sino la asiduidad, con el objetivo de lograr que los boloñeses se muevan en bici y no se pasen el día haciendo salsas. Tiene, eso sí, un límite de cuatro viajes al día y un sistema GPS para cazar a los tramposos.

Otra novedad, digna de envidiar, es que cuenta con fondos del ayuntamiento de la ciudad, que se ha involucrado para que la movilidad urbana sea algo más que pintar carriles. Y con fondos de la Unión Europea y la colaboración de comercios locales, en número superior a 100, que han entendido que un ciclista con sed suele consumir algo más que la ronda invitada.

 

Y el primer año ha sido un éxito. En 6 meses se registraron 3,7 millones de kilómetros y se canjearon hasta 16.000 cupones.