Por Techo Díaz.- Por si había alguna duda, la maldición del arco iris no alcanza a Alejandro Valverde. Tan inmune como su tripredecesor, el murciano ha conseguido hoy su primera victoria de la temporada en el alto de Jebel Hafeet, por delante de Roglic y Gaudu.

Tan bien acostumbrados como estamos, tardaba en llegar la primera victoria del año para el de Movistar, tras rozarla en Mallorca, Murcia y Comunidad Valenciana. Y llegó en el Tour de Emiratos Árabes Unidos, donde ya ganó también el año pasado, ante rivales de enjundia como Primoz Roglic, que le precede en la general por 14 segundos, David Goudu, Emmanuel Buchmann y Dan Martin. El resto, Mollema, Zakarin, Dumoulin o los Sky ya llegaron a más de medio minuto.

Es su victoria 123. No quiero ni imaginar el salto de alegría que puede llegar a dar Dan Martin, o Julien Alaphilippe si algún día decide el de Las Lumbreras anunciar su retirada. Pero eso parece lejano, no tanto por los años, como las ganas que pone en cada carrera. La de hoy fue una victoria medida, calculada e inteligente, pero es que parece que cuantos más años tiene mejor corre.

¿Conseguirá Valverde llegar con este nivel a las clásicas de primavera? Quizás sea éste el motivo por el que este año haya tardado un poco más en llegar la primera victoria de la temporada. De ser así, sería una estupenda noticia, pero también lo es el hecho de que podamos seguir viéndolo competir y ganar un año más.

Por cierto, tal como indica el tuitero @ammattipyöraly, Valverde se convierte en el ganador de etapa más viejo de cualquier carrera World Tour después de Chris Horner. Lo malo es que para superarle tendría que ganar algo en 2022. En principio impensable aunque… todo es cuestión de picarse…

Valverde Tour UAE

Foto de BettiniSport