Por El Aguador – Lo bueno de haber abandonado la competición a la hora de escoger bicicleta es que ya no tienes las limitaciones de medidas y peso que marca la UCI para las bicis reglamentarias. Por tanto, Alberto Contador ya no tiene que ceñirse a los 6,800 kilos que tiene que pesar una máquina de competición, y le ha pedido a Trek que le haga una bicicleta con la siguiente premisa: «Una bicicleta con frenos de disco lo más ligera posible.»

Mola ir y pedir algo así. Aquí el que firma hubiera tenido que añadir «… y que no sea muy cara», pero supongo que no es el caso. Así que dicho y hecho. En Trek tienen un área de bicicletas personalizadas llamado Project One que te permite incluso pedir pinturas especiales con texturas realmente espectaculares.

El resultado, ha sido esta preciosidad que podéis ver en las fotos más abajo y que tiene un peso de tan solo 5,980 gramos. Una Trek Émonda SLR Disc que monta una transmisión SRAM RED eTap AXS, sillín Bontrager XXX, ruedas Aeolus XXX2 con tubular, manillar Bontrager XXX.