Por el Aguador – Hay que fastidiarse. Cada gran carrera tenemos que hacer un post como este en el que tenemos que hablar de algún tonto. Pero muy tonto además.

En este caso se trata de un cretino que al paso de la 18ª etapa del Giro entró en la carretera para arrojar una bicicleta pocos segundos antes de que pasaran los ciclistas a 61 kilómetros para meta. Los tres escapados en ese momento, Cima, Denz y Maestri fueron los «afortunados» que se la encontraron, pero afortunadamente pudieron esquivarla. El susodicho cretino se fue andando tranquilamente mientras tanto. Desafortunadamente no sabemos si la policía italiana lo ha detenido o – mejor – si alguien le ha echado a un tanque lleno de pirañas escuálidas.