Por El Aguador – El buen tiempo invita a ir preparando planes para este verano, y el ciclismo es una gran manera de conocer muchos lugares en Europa aprovechando las numerosas rutas ciclistas que recorren el continente. Os acercamos hoy cinco itinerarios accesibles en tren desde España que nos llegan con motivo del Día Mundial de la Bicicleta desde Omio, una plataforma de viajes para reservar trenes, autobuses y vuelos en Europa. 

Y es que probablemente el tren es el medio de transporte más ecológico y práctico para transportar la bici al destino, y son muchas compañías ferroviarias las que permiten llevar la bicicleta gratis o al menos con un precio razonable.

Una escapadita en bici por Austria…

1- Francia: La Méditerranée à Vélo de Niza a Béziers

La ruta: Construida con el objetivo de conectar España e Italia, esta ruta ciclista es parte del itinerario más amplio de EuroVelo 8 o «ruta del Mediterráneo», que se extiende a través de 11 países. La ruta francesa, de Niza a Béziers, se encuentra entre las más pintorescas: con el mar a un lado y los Prealpes al otro, el ciclismo a lo largo de este tramo de costa es algo que hay que experimentar  al menos una vez en la vida. Además, es una  alternativa para disfrutar del animado ambiente de la Riviera francesa y de la Provenza, pasando por grandes centros urbanos, como Marsella y Montpellier, y ciudades de arte (Nîmes, Arles, Avignon); Campos de lavanda y parques naturales, incluidos los Calanques y la Camarga.

La ruta francesa mide casi 400 km en total, pero la distancia a recorrer puede ser más agradable cubriendo los kilómetros restantes en tren.

Cómo llegar: Desde España se puede llegar a La Méditerranée à Vélo y a Niza con trenes directos o combinados  según la ciudad de salida. Para el regreso, es posible tomar el tren desde Béziers o desde las otras ciudades a lo largo de la ruta a Niza, antes de volver a España.

Transporte de bicicletas en tren: En Italia, las bicicletas se permiten a bordo de forma gratuita, siempre que se desmonten y se coloquen en bolsas especiales de menos de 80x110x40 cm. En los trenes franceses, aquellos que deseen colocar sus bicicletas en el espacio apropiado a bordo del tren pueden reservar el lugar pagando 10 € (hasta que se agote el espacio).

En España, la bicicleta tiene que ir plegada o desmontada en una funda de unas dimensiones máximas de 120 x 90 x 40 cm, con los pedales desmontados y el manillar girado 90º. El precio del transporte de la bicicleta sin plegar es de 3 euros para trayectos superiores a 100 kilómetros, mientras que para recorridos inferiores a 100 kilómetros en estos trenes el coste del transporte es de 0 €.

2. Alemania / Austria / Italia: ruta ciclista Munich-Venecia

La ruta: 3.000 metros de altitud, 560 km, cinco regiones, tres países y  zonas climáticas diferentes. Inaugurada en 2015, la ruta ciclista Múnich-Venecia se divide en cinco etapas, llamadas capítulos, que primero cruzan los Alpes bávaros a lo largo de los lagos, luego el Tirol, el Tirol del Sur y el corazón de los Dolomitas, hasta que llegan a la perla de la laguna veneciana. En bicicleta, las vistas son impresionantes: desde pequeños pueblos llenos de encanto como Bad Toelz, Schwaz, Bressanone y Treviso, hasta las maravillas naturales, como los lagos de Tegernse, Achensee y el de Santa Croce, pasando por el Wipptal y el Val Cadore.  El carril bici es adecuado para todos los tipos de entrenamiento atlético y, a lo largo de la ruta, es posible utilizar los servicios de tren y autobús.

Cómo llegar: Desde España, con las líneas ferroviarias nacionales, puede llegar a las dos ramas de la ruta ciclista. Para volver de Austria, se puede coger el tren directo de Jenbach o Innsbruck a Venecia, mientras que desde Alemania está disponible la conexión directa Munich-Venecia.

3. República Checa / Alemania: Elberadweg de Praga a Hamburgo

La ruta: Con sus 1.300 km, el carril bici de Elba es uno de los más espectaculares de Europa. El camino se extiende desde la frontera norte de la República Checa, precisamente desde el Parque Nacional de las Montañas Gigantes, hasta la desembocadura del Elba en Cuxhaven. Son tramos reservados exclusivamente para ciclistas, en su mayoría pavimentados, bien señalizados, suficientemente grandes y bien servidos.

La ruta atraviesa áreas predominantemente agrícolas y de bosques, así como numerosos parques naturales y áreas protegidas, incluida la Reserva de la Biosfera de la UNESCO, el paisaje del río Elba. En el camino no faltan lugares de interés histórico y cultural, como Dresde, con sus edificios barrocos y el famoso Puente Azul, pero también Torgau, donde se puede disfrutar de una buena cerveza alemana, Wittenberg, la ciudad de Martin Luther, Magdeburgo y finalmente Hamburgo.

Cómo llegar: Desde España es posible llegar a varios puntos del ciclo en tren, como Praga, Dresde e incluso ciudades más pequeñas. Según el punto de partida y la ruta, se deben hacer dos o tres transbordos.

Transporte de bicicletas en tren: En los trenes alemanes se pagan unos 9 € extra por la bicicleta.

4. Suiza: carril bici de Basilea a Chiasso

La ruta: El itinerario de Basilea a Chiasso, que cruza Suiza de norte a sur, es una experiencia agotadora (365 km a 3.600 metros de altitud), pero gratificante. La ruta se puede recorrer desde cualquiera de las dos terminales, a las que se puede acceder en tren desde las principales ciudades italianas. Es una ruta mixta, que se ejecuta en algunos tramos en un carril para bicicletas y en otros en carreteras secundarias con poco tráfico, cruzando el macizo de Jura, la meseta de Mittelland, los Alpes y Ticino.

Los primeros kilómetros de Basilea a Lucerna atraviesan en su mayoría zonas rurales e industriales. Continuando hacia el sur, se llega a Andermatt, donde se toma la carretera hacia el paso de Gotthard, que se encuentra a mitad de camino. En bicicleta hacia Bellinzona, los campos cultivados dejan gradualmente espacio para un paisaje alpino que conduce a la zona de los lagos, en dirección a Lugano y Chiasso.

Cómo llegar: Los trenes españoles conectan el país con las principales ciudades suizas, lo que permite viajar incluso en distancias cortas en bicicleta y utilizar los trenes a lo largo del resto del viaje.

Transporte de bicicletas en tren: Las bicicletas se permiten a bordo de forma gratuita siempre que se desmonten y se coloquen en bolsas especiales de un tamaño inferior a 80x110x40 cm.

5. España: La ruta fronteriza entre Cataluña y Aragón

La ruta: Esta espectacular ruta está localizada entre las provincias de Lleida y Huesca, siendo la frontera natural entre Cataluña y Aragón. El itinerario sigue el río Noguea Ribagorzana y en algunos tramos hay una caida de 500 m. El desfiladero en verano posee una naturaleza apabullante, ríachuelosimpresionantes o puentes colgantes como el del barranco de Sant Jaume.

La distancia es tan solo de 8 kilómetros, así que es accesible tanto para amateurs como profesionales.

Cómo llegar: Para acceder, hay trenes disponibles desde multitud de puntos de España.