Por Un Señor de Toledo.- Vas a ver el Tour de Francia con unos amigos, ‘empinas el codo’ y con el efecto del del ‘agua de fuego’ que estaban bebiendo, no se les ocurre otra cosa que mostrar sus culos al pelotón, lo que conocemos como ‘hacer un calvo’. Eso es lo que sucedió en la novena etapa del Tour de Francia y que se ha replicado en las redes sociales y distintos medios de comunicación.

La cosa no acaba aquí, ya que lo mejor quedaba por llegar y es que al paso del pelotón, que por cierto algunos ciclistas tienen que hacer malabares para librar los culos de estos ‘tíos’, un ciclista Bahrain Merida, ante tal imagen, le suelta a uno de ellos un cachete en toda regla, un buen azote en el culo, vamos…

Después, un aficionado que estaba allí y grabó la escena, muestra en las redes sociales, a través de la cuenta de Twitter  @Tricotte69 las señales dejadas por el azote, que no fue precisamente suavito… Dicho esto, a parte de bien merecido el azote, no podemos pasar por alto la peligrosidad y la temeridad de estos aficionados, que pusieron en riesgo a los ciclistas.

Desde el Tour se habló incluso de sancionar al ciclista y se generó cierta polémica, para lo que en nuestro criterio, no hay lugar… Un aficionado no debe poner en peligro así a los ciclistas, y el azote es una simple anécdota, que no debe acarrear ninguna sanción para el ciclista

Afortunadamente, no tuvimos que lamentar caídas, enganchones o situaciones de carrera en la que tanto los corredores, como los aficionados podrían haber salido mal parados… La fortuna estuvo con ellos, pero no podemos dejar de reprochar esta acción, esta ‘bobada’ que además, aderezada con el estrechamiento del sentido común que proporciona el ‘agua de fuego’, pudo causar una caída peligrosa en el pelotón. Esto no se hace amigos!!