Por Techo Díaz.- Sobre el papel, la Vuelta Ciclista a España siempre es la carrera de tres semanas más difícil de pronosticar. Porque, aunque cuentes con la lista de participantes, es difícil saber a priori quien se la ha preparado en serio y quien viene a cumplir expediente.

Con un calendario cada vez más estructurado y planificado son pocos los que, como el merecidamente idolatrado Thomas De Gendt, se atreven a hacer las tres grandes en una temporada. Muchos solo se preparan para una y algunos, como Valverde, Quintana, Roglic, Kruijswick o Fulgsang, lo intentan con dos. En muy pocos días sabremos si vienen a España para ganar la carrera o para comer salmorejo.

Se echa de menos el compromiso y el «efecto arrastre» de Chris Froome con la ronda nacional. Muchas de las estrellas del Tour no disfrutarán de un apartamento en Torrevieja, aunque sí podremos ver a Kruijswick, Urán, Quintana y al incombustible Valverde. 4 del top ten de la carrera francesa. Junto a ellos, algunos que vienen del Giro y otros que han preparado específicamente la ronda nacional. Estos son los que cuentan con más opciones para ganarla.

Jumbo Visna

Primoz Roglic

¿Se acuerdan de un tal Simon Yates?  El año pasado dominó con mano de hierro la dos primeras semanas del Giro de Italia. Luego se hizo íntimo amigo del Tío del Mazo y acabó perdido en la general. En agosto volvía a España para ganar la ronda nacional.

Algo parecido puede firmar el crack esloveno, favorito en todas las casas de apuestas. La única duda: lleva prácticamente parado desde el Giro, y solo ha corrido 6.400 kilómetros esta temporada. Eso puede ser, no obstante, una gran ventaja. Además, tiene una motivación extra: su equipo acaba de fichar a la gran estrella del ciclismo holandés, Tom Dumoulin. Nadie le garantiza volver a ser jefe de filas en uno de los mejores equipos del mundo. Haría bien en aprovechar la oportunidad de ganar su primera grande como jefe absoluto.

Superman López

El tercero en liza desde el Giro. No tuvo suerte en la carrera italiana, pero se le vio con fuerzas, como también en la Volta a Catalunya que ganó. Tiene a sus disposición un equipazo (Fulgsang, Luisle, Izagirres varios) que ha brillado durante toda la temporada pero al que se le resisten las carreras de tres semanas. Es buen seguro que hará cuanto esté en su mano por llevarse la última de la temporada. Y al superhéroe se le dan bien las cimas españolas.

ganar Vuelta

Alejandro Valverde

Ponemos al (casi) cuarentón porque sabemos que luchará hasta el penúltimo día por la ganar la Vuelta, y porque hasta las casas de apuestas siguen confiando en él. Lógicamente tiene muy difícil para repetir el triunfo de aquel lejano 2009, pero sabemos de cierto que lo intentará, y además sigue siendo la mejor opción española. Con el dorsal número 1 y el maillot arcoiris a la espalda seguro que, cuanto menos, se dejará ver en la carrera.

Nairo Quintana

Potencial y piernas tiene para ganar una vuelta que ya hizo suya no hace tanto. Y sus opciones han ganado enteros tras la inesperada baja de Carapaz a última hora. Veremos cómo funciona el Movistar a nivel bloque, si como en el Tour o como en el Giro. Si yo fuera uno de sus rivales no le perdería de vista.

Rigoberto Urán

Corre en otro de los equipos que se han tomado en serio la Vuelta. No hizo un mal Tour y puede estar con los mejores, aunque parece que le falta un punto respecto a los tres que vienen del Giro. Pero Rigoberto es incansable, Latinoamérica está de moda y la Vuelta puede dar muchas vueltas…

El corredor sorpresa

Normalmente, el corredor sorpresa suele hacerse con algún puesto entre los 5 primeros, pero a veces también llegar a ganar la Vuelta. Aspiran a este premio el joven Tao Geoghegam, el jovencísimo Tadej Pogacar y el veterano Fabio Aru. Otros nombres que podrán brillar son Rafal Majka, Pierre Latour, Esteban Chaves, Sergio Higuita, Marc Soler y Ion Izagirre.

Los que ya vienen con los deberes hechos

Jakob Fulgsang y Steven Kruijswick han firmado una excelente temporada y, en principio, viene a trabajar para sus líderes. No deberían contar para la victoria final, pero si podrán ser un Plan B para sus directores. Como Wout Poels en el Ineos.