Por El Aguador – Telefónica, la Dirección General de Tráfico (DGT) y SEAT han presentado un proyecto que pone la tecnología de Internet de las Cosas (IoT) al servicio de la seguridad vial para ayudar a reducir los accidentes en las carreteras.

El objetivo del proyecto es mostrar el funcionamiento de una solución para la detección anticipada y aviso a los conductores que viajan por una carretera en casos concretos que provocan con frecuencia situaciones de riesgo, como por ejemplo la presencia de un ciclista rodando por la misma vía.

El sistema de Internet de las Cosas se compone de un dron con cámara, que captura imágenes de lo que sucede en la carretera y la envía en tiempo real a través de la red móvil de Telefónica a un servidor que estará próximamente conectado con la plataforma DGT 3.0, y que procesa la imagen, detecta si hay una bicicleta o un vehículo parado en la carretera y envía una alarma al coche conectado de SEAT.

Lo que se ve en el cielo es el dron

El vehículo está conectado a la red gracias a una unidad telemática mediante tecnología C-V2X (Cellular Vehicle to Everything) gracias a un software que posibilita la comunicación entre la red interna del vehículo y el entorno de éste (la plataforma DGT3.0 de la Dirección General de Tráfico, los sistemas de señalización e infraestructura, otros vehículos…).

Adelantamientos así, sí

El resultado es que los coches conectados que circulan por esa vía en la misma dirección en la que se ha detectado el obstáculo reciben una alarma que les avisa del peligro que se van a encontrar más adelante, de tal forma que el conductor puede anticiparse y tomar decisiones con margen de maniobra, evitando posibles accidentes.

Ya en el Mobile World Congress de este año, Telefónica y SEAT presentaron varios casos de uso de coche conectado y conducción asistida vía 5G en un entorno real por primera vez en España, en el que sensores instalados en las distintas infraestructuras de la ciudad avisaban a los coches conectados de la presencia de peatones, ciclistas y vehículos parados en las calzadas.

La plataforma DGT3.0 mantiene conectados a los usuarios de la vía informándoles del estado del tráfico en tiempo real, de los desvíos, carriles reversibles, aplicación de medidas en protocolos de contaminación, restricciones a la circulación, obras en ejecución y cualquier tipo de incidente que pueda afectar a la circulación. Asimismo, les podrá enviar alertas de la proximidad de ciclistas, la previsión de cortes o congestiones y el riesgo de niebla. Todas estas informaciones son de vital importancia a la hora de mejorar la seguridad vial, sobre todo en carreteras secundarias.

Todos estos datos se intercambiarán entre los conductores y la plataforma inteligente de la DGT de forma anónima con todas las garantías para mantener la seguridad digital de los usuarios.