Por Un Señor de Toledo.- Hay esperanza, todavía quedan ‘buenas personas’ que se ponen en el lugar del otro y actúan de una forma, tristemente poco común, pero que dignifica y mucho como ser humano. La cuestión que hemos encontrado a través de la red social Twitter, nos lleva hasta la ciudad de Liverpool, a un joven en cuya cuenta figura el nombre de Ste Burke y que publicaba este tuit, que raramente nos encontramos.

En el tuit, el joven de Liverpool pregunta si a alguien le han robado su bicicleta y continua explicando esto:  “Acabo de comprar esta por £ 80 ( al cambio algo más de 90 euros) y tiene un candado. Aparentemente es del área de Crosby. Lo compré para poder devolverla a su propietario”. Sé que es una bicicleta de £ 1350 (más de 1.500 euros)  y tendría el corazón roto si fuera yo. Avísenme 👍”.

Con este tuit , busca al auténtico dueño de la bicicleta para devolvérsela porque al ponerse en su lugar, reconoce que se encontraría roto… Detalles que tristemente se ven muy poco a día de hoy, por eso nos ha llamado la atención esta historia.

Investigando más sobre el asunto, nos topamos con una publicación inglesa, Metro.co.uk, que nos desvela el final de esta historia y es un final muy feliz para el dueño de la bici y también para Ste Burke, porque hizo lo que él creía que tenía que hacer.

Esta es la bicicleta en cuestión

Cuenta esta publicación, que al poco tiempo de publicar el tuit, y con la velocidad con la que se hizo vitral,  Ste Burke pudo localizar al legítimo dueño de la bicicleta y quedaron ambos. El propietario llevó la llave del candado para poder abrirlo y la factura de compra de la bicicleta. Relató que hace unos días le habían entrado a robar en casa y una de las cosas que se llevaron los ladrones fue su bicicleta.

Muy agradecido con Burke le ofreció el dinero, los más de 90 euros que había pagado por la bicicleta robada y éste no quiso coger el dinero porque, tal como relata la publicación inglesa, Burke aseguró que no se “sentía bien quitándole dinero a un hombre al que acababan de robar en su casa». Toma ejemplo!!!

Igualmente, Burke se negó a aceptar las compensaciones monetarias y en especias que otras personas quisieron darle al conocer toda la historia, entre ellas,  una empresa que quiso obsequiarle con una bicicleta.

Sin duda, historias como esta nos hacen ver que todavía quedan personas honestas, con principios y lo mejor de todo, que por difícil que pueda ser o parecer, podemos tener confianza en las personas, o al menos en algunas como muy bien a demostrado Ste Burke. Chapo por el joven, nos quitamos el sombrero!!!