Si andas en bicicleta por la ciudad, o en general andas en bicicleta cerca de coches aparcados, probablemente “vives con el temor de que una puerta se abra de repente”. Esto, al margen de típica frase de meme, nos pasa a todos. Vas tranquilamente con la bici, se abre una puerta y, o eres muy rápido o te la tragas y te pegas un trompazo de padre y muy señor mío.

Ford acaba de desarrollar una tecnología, muy interesante, que se enfoca en evitar esto avisando a través de alertas visuales y audibles a los usuarios de la carretera y a los ocupantes del vehículo cuando detecta que abrir la puerta de un automóvil estacionado puede causar una colisión

Utilizando estos sensores existentes, Exit Warning analiza y comprende los movimientos de los usuarios de la carretera que se acercan en bici tanto en el lado del conductor como del pasajero del vehículo.Si el sistema detecta que abrir la puerta del vehículo podría causar una colisión, suena una alarma para advertir al conductor o al pasajero del peligro. Los LED rojos brillantes en el espejo retrovisor comienzan a parpadear como una advertencia visual para los ciclistas y una franja de LED rojos a lo largo del borde interior de la puerta, que se hace visible cuando se abre la puerta, proporciona una advertencia adicional para los usuarios que pasan por la carretera.


Los ingenieros de la marca del óvalo, también están probando un nuevo mecanismo para la puerta del automóvil que evita momentáneamente que se abra por completo hasta que el sistema de advertencia de salida determina que el usuario que pasa por la carretera está libre del vehículo de manera segura. El ocupante del vehículo podrá anular manualmente esta función en una emergencia.

Como siempre pasa con los nuevos desarrollos, todavía hay que ver si van adelante o no, porque claro, estas cosas cuestan unos dineros. Mientras tanto, y mientras esperamos si llega a los Focus, Puma y compañía, hay una buena solución para evitar estos sustos… mirar antes de abrir la puerta.