El Mitchelton-Scott se convierte en Fundación Manuela

Por Techo Díaz.- Sorprendente noticia para amenizar este segundo viernes de principios de junio. Uno de los mejores equipos del mundo, el Mitchelton-Scott apasa a llamarse Manuela Fundación, gracias a la entrada de un sponsor granadino. Desde hoy  mismo y para el resto de la temporada.

Eso implica también un cambio radical en el look de los Yates y compañía, que pasan a vestir de negro y malva, según la equipación que la estructura de Green Edge Cycling ha compartido en redes sociales.

Fundación Manuela

Sin duda, una buena noticia para el ciclismo y para el mundo. Para el deporte, porque asegura la continuidad de un equipo top en tiempos difíciles, marcados por una pandemia cruel e inesperada. Y para el mundo, porque una entidad sin ánimo de lucro dará a conocer su labor en el mundo entero. El objetivo  de la Fundación Manuela es ayudar a crear un mundo más solidario.

La Fundación Manuela ya contaba con un equipo élite y sub-23 desde el año pasado, y entre sus planes estaba el correr las 11  pruebas de la copa de España bajo la dirección deportiva del ex-profesional Manuel Calvente. Pero el destino da muchas vueltas y al final lo que acabarán corriendo es el Tour de Francia.

Giro inesperado pero maravilloso. Si ya el Mitchelton arrancaba simpatías en España por su carácter combativo y la calidad de sus estrellas, ahora va ser fácil hacerse manuelista. Con un solo español en su plantilla, el inefable Mikel Nieve, y mayoría australiana, el equipo de las antípodas se hace ahora granadino. Ver para creer.

técnicos fundacion manuela

Según informa El Ideal, el pasado 5 de junio el empresario granadino Francis Huertas adquirió la sociedad GreenEDGE Cycling, hasta ahora en manos del australiano Gerry Ryan. Además, la sede del equipo pasará de Varese (Italia) a Granada, en un proceso que se realizará poco a poco al tratarse de una gran infraestructura. Esto convierte a los negromalvas en la segunda estructura española en la máxima división del ciclismo mundial.

Y no es una noticia menor, no pasa desde 2012, año en el que dio sus últimas pedaladas el añorado Euskaltel-Euskadi.