El bidón que acabó con el Giro de Thomas 

El ciclismo es un deporte cruel. Toda la temporada entrenando para que una caída, una diarrea o un constipado arruine un año de esfuerzo. Bueno, de la diarrea te puedes salvar si encuentras solución a tiempo (léase Dumoulin), pero lo de las caídaes es más complicado. Especialmente si centras -o te hacen centrar- tu  temporada en un solo objetivo y te vas al suelo a las primeras de cambio.

Es exactamente lo que le pasó ayer al galés Geraint Thomas, que partía como máximo favorito en el Giro de Italia según las casas de apuestas, y no pudo pasar de la tercera etapa. Dos más de las que duró Superman López, cierto, pero al menos el colombiano pudo disputar el Tour de Francia.

Thomas se vino al suelo por un bidón de los muchos que circularon ayer por la carretera en la zona neutralizada. Como suele ocurrir de un tiempo a esta parte, nada mejor que el móvil de un aficionado para captar el momento preciso de la caída.

Como se puede apreciar en el video, no son uno, sino varios los bidones que ruedan por la carretera. Imposible saber qué sucedió, pero, como apuntan algunos comentarios, es probable que saltasen de las bicis, ya que el pelotón venía de pasar un badén en bajada y a una velocidad considerable.

En cualquier caso, vaya mala suerte la del galés. Lo normal es que se hubiera quedado en una anécdota, pero acabó en fractura de pelvis, abandono del Giro y ‘annus horribilis’ para su equipo, que se queda sin opción a nada en la segunda grande del año.

Aplaudir, eso sí, el coraje del ciclista del Ineos, que volvió a subirse a la bicicleta para terminar la etapa y llegar a la meta situada en el Etna. Con 12 minutos de retraso, magullado y con infinita tristeza, pero llegando. Lo hemos dicho mil veces, están hechos de otra pasta.

bidón Thomas