Los escaladores bajitos, en peligro de extinción

La entrada triunfal del largirucho Hugh Carthy, 1,93 de estatura, en la meta del Angliru, ha sido la última gota de un vaso que se venía llenado desde hace tiempo. La imagen del puerto más duro del mundo -o de los más duros- coronado por un tipo bastante más alto que Indurain, echa por tierra el mito de que los bajitos suben mejor y rinden más en las montañas.

En los últimos 5 años, solo 4 ciclistas por debajo de 1.70 han ganado en cimas de primera categoría o ‘Hors Categorie’. Los cuatros son sudamericanos: Nairo Quintana (1,67); Esteban Chaves; Supermán López y Jonathan Caicedo, los tres de 1,64 cm.

4 victorias de un total de 72. No es un gran porcentaje para los bajitos. Tal como revela en Twitter un fantástico hilo de Jacobo Hidalgo, el escalador ideal debería medir 1,77, que es la media de altura de los hombres que triunfaron en las 5 últimas grandes vueltas.

Hugh Carthy

El caso de Hugh Carthy es especial (de hecho, es el primer ciclista de más 1,90 en ganar un final en alto desde 2009), pero corredores no mucho más bajos que él han logrado victorias en cimas de reconocido prestigio en los últimos 5 años. Chris Froome mide 1,86, casi lo mismo que Dumoulin (1,85) y algo menos que Zakarin (1,87), O’Connor (1,88) o Gesink (1,89).

Hoy en día eso casi pasa desapercibido, pero los que tenga algo más de edad recordarán como Indurain asombraba al mundo ciclista con su altura, que swe consideraba una rareza total para este deporte. Pues bien, Indurain medía lo mismo que Froome, 1,86 cm.

Claro que, normal, lo comparábamos con Perico, que medía 1,71 cm, o con las estrellas de la época, Hinault y Fignon, que medían 1.74 cm. Y era una distancia considerable. Pero lo cierto es que hoy hubiera pasado desapercibido. A poca gente le he oído decir en los últimos años «mira que es alto este Froome»…

Pero es que el ciclismo ha cambiado mucho en los últimos años. Y sigue cambiando a toda velocidad. Hoy se habla de crisis cuando un ciclista pierde 30 segundos, y no es para menos. En las últimas tres grandes vueltas hemos llegado con diferencias menores al minuto a las últimas etapas  y solo una crono ha sido capaz de romper la baraja.

escaladores

¿Es el fin de los escaladores bajitos? No necesariamente. Entre otras cosas porque , aunque ha habido grandes escaladores de baja talla, nunca han dominado realmente el ciclismo, ni siquiera la montaña. Si echamos un vistazo a los mejores grimpeurs de todos los tiempos, la estatura perfecta se acerca a la calculada por Jacobo Hidalgo en su hilo, 1,77.

Bahamontes 1,74
Richard Virenque 1,79
Charly Gaul 1,73
Luis Ocaña 1,78
Fausto Coppi 1,77
Marco Pantani 1,72
Perico Delgado 1,71
Jean Robic 1,61
Lucho Herrera 1,74
Vicente Trueba 1,70

La altura ha subido con el paso de los años, pero los mejores en la montaña siempre se han movido entre el 1,70 y el 1,80. Empezando por el mejor de todos los tiempos, Federico Martín Bahamontes, que medía 1.74 centímetros cuando ganó el Tour. Y siguiendo por Coppi, Charly Gaul, Ocaña y hasta Lucho Herrera, por no hablar de Virenque. Hasta la Pulga de Torrelavega, apodado así por su tamaño, medía en realidad 1,70.

Cierto que el primer campeón del mundo de Ciclocross y también ganador del Tour, Jean Robic, medía 1,61, pero hablamos de 1947 y eso eran, ciertamente, otros tiempos. Hoy en día ser alto y triunfar en la montaña está ya al alcance de cualquiera con altas y largas piernas.