Probamos las gafas Addictive Breathe

Las gafas son parte inseparable del ciclismo. No solo para protegerse del sol y las radiaciones, que también, sino también como «barrera antimosquitos». Podemos escribirlo de muchas maneras, o decir que sirven proteger la entrada de agentes externos en el ojo, pero básicamente lo que hacen es evitar que nos traguemos un bicho con nuestro iris. Para eso son buenísimas.

Y hay un tercer factor que hace de las gafas de sol compañeros inseparables del ciclista. Molan un huevo. Algunos modelos te pueden gustar más y otros te gustarán menos, pero las gafas de sol, tanto en el ciclismo como en la vida, siempre han otorgado un punto de distinción a quien las lleva con estilo.

En este último punto encajan perfectamente las gafas Addictive Breathe, las últimas que hemos probado en El Tío del Mazo. Cómodas, útiles, pero sobre todo con una bonita estética que las hace muy atractivas.

gafas addictive breathe

Son gafas con lentes ventiladas que favorecen la respiración y reducen el empañamiento. Tienen lentes de policarbonato, varillas antideslizantes y puente nasal ajustable, y están fabricadas en TR90.

Lo del TR90 le sonará a muchos como el lactobacillus de los yogures, pero si buscas un poco en Internet descubres que es el material más popular del mundo para la montura de gafas ultraligeras. Tiene las características de ser súper elástico con lo que no se deforma, tiene resistencia a la abrasión, anti-arañazos y soporta temperaturas de hasta 350 grados.

Las Addictive Breath de VisioramaSport están disponibles en dos colores: carbono-lima y azul-negro. Nosotros nos hemos hecho con las primeras y el resultado es muy satisfactorio. Además, incluyen un par de lentes transparentes extra, gratis. Aunque, ojo, hay que cambiarlas bien, como explican en este video.

gafas ciclismogafas lima carbono