Por Techo Díaz.- Ser campeón del mundo tiene que ser la hostia, pero ser Peter Sagan es mil veces mejor. No sólo porque también eres campeón del mundo, sino porque además eres divertidísimo. Fíjense si no la que ha liado para Nochevieja: una recreación del mítico baile de Grease en la que el ciclista del Tinkoff se marca un Travolta absolutamente creíble  que se derrite por una mujer de armas tomar (toda vestidita de cuero).

¿Se imaginan a otro campeón del mundo haciendo algo similar? ¿A Özil, por ejemplo? ¿O a Jorge Lorenzo? ¿O a Hamilton? ¿O a Djokovik? Bueno, a Djokovik sí, y quizás también a Usain Bolt, pero con muchísima menos gracia…

Porque además lo bueno del eslovaco es que no son videos promocionales en los que te venden Seguros Caser, ni tampoco la puesta en valor de su pòtente y rusa escuadra, sino que los hace porque le apetece y se divierte. Y ojo a su mujer que le va la marcha. Ya la liaron parda en su reciente boda y parece que les gusta hacerlo. Se les ve disfrutar y eso transmite buen rollo.

Pero no me extiendo más, porque esto es para verlo. Disfruten del video, y no descarten que, aunque se trate de otra película, Sagan cruce en 2016 alguna meta haciendo el famoso gesto de los dedos con el que Travolta bailaba con Uma Thurman en Pulp Fiction…