Frío, lluvia, riesgo, dolores… así es la vida de un cámara de TV en La Vuelta, un trabajo que no cambiarían por nada.

En el dispositivo de RTVE para retransmitir la Vuelta a España participan 7 operadores de cámara en moto, 2 operadores de wesscam (helicóptero), 6 operadores de cámara en meta y un operador de cabeza caliente, además de toda la parte de realización y sonido, técnicos de montaje de unidades móviles, enlaces y demás trabajadores que hacen posible ésta y otras muchas más retransmisiones (un total de casi 80 profesionales). Un amplísimo despliegue que hace posible, no sin esfuerzos, que podamos disfrutar de imágenes tan bonitas como las que han jalonado esta reciente edición de 2020, una de las más impactantes desde el punto de vista visual.

En El Tío del Mazo hemos hablado con José Alberto Martínez Soria, operador de cámara en programas y retransmisiones en TVE, y uno de los responsables de captar las imágenes de los todos los programas y eventos de RTVE. Frío, riesgo, dolores, pero también un trabajo precioso que no cambiaría por nada del mundo. Así es la vida de los operadores de cámara en La Vuelta

Cámara ciclismo

A nivel visual, esta ha sido para muchos la mejor edición de La Vuelta, gracias sobre todo a las estampas otoñales. ¿Cómo se aprecia esto desde una moto? ¿Es posible fijarte o no tienes tiempo ni para ello?

Para nosotros, que somos los ojos de los espectadores, es muy importante captar todos los detalles del entorno, con el fin de integrarlo en la carrera y que la haga visualmente mucho más bonita; el trabajo de cámara encima de una moto, a las velocidades que a veces vamos y con inclemencias meteorológicas muchas veces (y sobre todo en estas fechas), no es nada fácil y eso hace que no siempre puedas fijarte en los detalles (sobre todo cuando estamos dando el plano en directo que hay que tener el ojo metido en el visor) pero contamos con la ayuda de nuestro compañero el piloto, que suele avisarnos si ve algo interesante (recordad que el 50% de nuestro trabajo es su buen hacer, sin eso sería imposible dar planos tan bonitos y estables, además de garantizarnos la seguridad en condiciones extremas).

Se habla mucho que ésta edición otoñal ha sido más bonita a nivel de imagen que otros años en verano, en eso todos estamos de acuerdo, pero también supone tener muchos más factores en contra: las etapas acaban cerca del atardecer cuando hay poca luz ya para las cámaras, las inclemencias metereológicas hacen que sea más inestable a nivel técnico (si hay muchas nubes o niebla no pueden volar los helicópteros que hacen posible que la señal salga a emisión), cuando acaba la etapa hay que ir al siguiente punto para la etapa del día después, siempre hay que bajar de los puertos y viajar de noche, la lluvia y las hojas mojadas en el asfalto hacen muy resbaladizo éste, con el consecuente peligro que ello conlleva… todos éstos factores en contra de la retransmisión la hacen menos práctica. Recordemos que la Vuelta Ciclista a España es un escaparate de nuestro país y sus maravillosos pueblos y paisajes, éste año hubo mucha suerte con la climatología,  pero hacerla en otoño puede implicar mal tiempo y que no se le pueda sacar todo el partido, ya que la estampa otoñal es muy agradecida en zonas de montaña, pero quizás menos en lugares costeros.

La climatología ha hecho que esta edición sea muy dura para los ciclistas, pero también lo es para los cámaras. ¿Cómo se aguantan 4 horas de lluvia y frío? ¿O es peor el calor de otras ediciones?

Es el peor factor para los que estamos en carrera, la lluvia es nuestro mayor enemigo; en carrera somos 4 motos, trabajamos con equipos electrónicos que no pueden estar en contacto con el agua y necesitamos llevarlos muy bien tapados y aislados, eso hace que sea más dificultoso nuestro trabajo; tened en cuenta que aparte de la cámara, en la moto van tres maletas acopladas, dos en los laterales y una detrás del asiento, ahí es dónde va toda la electrónica de la cámara y los enlaces, que nos permite a nosotros llevar una cámara más reducida y con menor peso; es muy importante cuidar la parte técnica, ya que al menor fallo electrónico nos quedamos sin señal y hay que repararlo lo más rápido posible en carrera; para ello, nuestros compañeros técnicos de enlaces, con los que trabajamos codo con codo y cuya labor es esencial, van en carrera con nosotros, llevando un vehículo por delante de la carrera y otro detrás del pelotón, para solucionar cualquier contratiempo en el menor tiempo posible.

Independientemente de la parte técnica, las malas condiciones climatológicas hacen que nuestro trabajo sea mucho más penoso; la lluvia nos obliga a llevar una funda de agua en la cámara, que nos dificulta cualquier movimiento y operación de ésta; además, hay que ir muy bien aislado con ropa especial impermeable y que combata bien el frío, pero que transpire bien, porque como bien dices, tenemos que aguantar cerca de 4 horas dando plano, es muy duro hacer una etapa de montaña con lluvia, para nosotros es el peor escenario; por el contrario, cuando hace mucho calor también es incómodo, intentamos ir lo más ligeros posibles de ropa (siempre con un mínimo de protecciones y seguridad, eso siempre es lo más importante), pero aún así, se pasa muchísimo calor; es importante intentar hidratarte, aunque encima de la moto no puedes llevar muchos elementos por seguridad, pero si tenemos que elegir, para nuestro trabajo el verano es mucho más agradecido. 

Aparte de las inclemencias externas que nos afectan, para poder desarrollar este trabajo hay que tener mucha capacidad de sufrimiento y dolor; las posturas que adoptamos para poder dar los planos hacen que al poco tiempo de empezar la etapa ya te duela el brazo, la espalda, o la cadera, pero la experiencia hace que puedas ir dosificando porque siempre la parte más dura y emocionante es el final, tienes que llegar con fuerzas para poder dar planos estables; si a ésto le añadimos un día entero de lluvia, imaginad lo duro que puede ser, pero aún así no cambio este trabajo por nada.

cámara La Vuelta

Hablamos de los ciclistas en los descensos, pero los motoristas y los cámaras también asumen riesgos. ¿A qué velocidad llegáis a ir en un descenso? Supongo que, como los ciclistas, las cámaras también tenéis preferencias. ¿Eres un cámara sprinter, rodador, escalador, contrarrelojista? ¿En cuáles disfrutas más con tu trabajo?

Es la parte más delicada y complicada de nuestro trabajo, los descensos son muy extremos, tened en cuenta que un ciclista de éste nivel baja en las curvas a más velocidad que la moto de televisión (más de 80 kms por hora muchas veces), es en las rectas donde el piloto tiene que sacar esos segundos de diferencia para que no hay aun accidente, todo esto manteniendo la distancia necesaria para que la cámara pueda ver al ciclista, aquí es dónde demuestran los pilotos su profesionalidad, nosotros confiamos en ellos 100%, nuestra vida está en sus manos; además, no hay que olvidar que la moto lleva encima más de 600 kilos de peso y dos personas, ahí es donde nosotros tenemos que andar con mucho cuidado para no desestabilizar la moto, sobre todo cuando bajamos detrás de los ciclistas, que vamos de pie en la moto. En éste trabajo nunca se piensa que pueda haber un accidente, si no, seguramente no podríamos desempeñarlo.

Nosotros tenemos que ser capaces de dar lo mejor de nuestro trabajo en todas las situaciones de carrera, no tiene nada que ver nuestra forma de trabajar en subidas muy pronunciadas que en bajadas muy técnicas, debemos ser muy polivalentes para todas las situaciones, ya que en una misma etapa te encuentras con varias de ellas; puedes ir detrás del pelotón en un llano, que sería la situación más cómoda, pasando por cabeza de pelotón donde la posición es más incómoda, porque tienes que ir dando plano hacia atrás (nosotros siempre tenemos que ir en la moto en la dirección de la marcha); si a eso le sumamos una bajada muy rápida o una subida muy pronunciada, se complica muchísimo, pero la sensación de ir sufriendo junto a los ciclistas te hace más partícipe de la carrera. En los sprints, las motos nunca están en línea de llegada, por seguridad un km antes aproximadamente hay colocadas cámaras fijas para ver la llegada, las motos se apartan por una vía de escape habilitada, y es ahí dónde el helicóptero también tiene gran peso ofreciendo un plano cenital (totalmente desde arriba) y muy descriptivo del posible ganador.

cámara ciclismo

¿Hay corredores que buscan la cámara? Siempre se ha hablado de algunos ciclistas como en su día Voeckler y hoy Alaphilippe que son muy dados a hacer gestos ante las cámaras de TV. ¿Hay alguno así en el pelotón de La Vuelta? ¿O al revés, que huyan totalmente del contacto y sean difíciles de captar?

Como en todos lados, hay ciclistas de todo tipo, suelen estar muy en conexión con nosotros, estamos muchos días juntos en carrera y nos ganamos su confianza, es por eso que hacen los gestos que veis en televisión y que tan agradecidos son para todos, acercando al  espectador un poco más a ellos; en general siempre tienes un poco más de conexión con los ciclistas españoles, pero como bien dices, hay otros de diferentes países muy simpáticos y divertidos, ellos saben que la televisión es quien permite que sean conocidos y que se vea su labor; por otro lado, normalmente los más importantes suelen ser los más huidizos, ya que son de los que más pendiente estamos; el ambiente en el pelotón es muy agradable, eso nos facilita nuestro trabajo.

Esta es cotilleo, pero a todos nos gusta. Viviendo el ambiente de La Vuelta, ¿hay algún ciclista que sea especialmente detestable? ¿o absolutamente encantador? Me refiero en cuanto al trato con los integrantes de la caravana de La Vuelta

Al igual que hablamos antes del buen ambiente y disposición de la mayoría de corredores, siempre hay alguno que no quiere que estés muy cerca de ellos, te pide de malas formas que te alejes si ve la moto cerca o te mira con poca amabilidad, son casos muy concretos y aislados, apenas suele pasar por lo que comentamos anteriormente, ellos saben que es bueno que se vea en televisión y lleguen al mayor número de espectadores posibles.

Y última pregunta. La Vuelta ha sido un éxito a nivel organizativo porque no se ha dado ni un solo caso de coronavirus* en plena segunda ola. ¿Cómo se ha vivido esto? ¿Teníais reglas muy  estrictas de no acercaros a los ciclistas, a la gente? ¿Cómo era esto para un cámara?

Éste año es muy difícil para todos y también para una prueba como la vuelta, que mueve tantísima gente y visita muchas ciudades en poco menos de un mes; las medidas de seguridad de éste año han sido magníficas, aparte de restringir el público como todos habéis visto y que tanto se ha echado de menos, han hecho burbujas en función de la ocupación de cada integrante, si estabas cerca del contacto con corredores pertenecías a una burbuja más restringida; nosotros estábamos en burbuja 2, sólo por detrás de los corredores, por eso estábamos muy limitados a sólo relacionarnos entre nosotros, ni siquiera con nuestros compañeros de meta podíamos tener contacto. Creo que aunque ha sido difícil para todos, es la única forma de garantizar que se llevara a cabo con total garantía, esperemos que el año que viene se pueda celebrar en condiciones de total normalidad y volvamos a tener aficionados apoyando en cada kilómetro.

*Posterior a la entrevista se ha conocido el caso de los guardias civiles infectados, que no obstante no influyó en la organización de la carrera

José Alberto Martínez Soria