Las bicis podrán ser consideradas vehículos de empresa

El próximo martes día 8 el Consejo de Ministros aprobará la la primera Estrategia Estatal de la Bicicleta, que marcará las líneas maestras de las actuaciones destinadas a potenciar este medio de transporte. Según publica El País, que ha tenido acceso al documento, muchos son los cambios que pretenden implementarse, entre ellos uno de vital importancia como considerar a las bicis como vehículos de empresa, algo hasta ahora reservado solo a los coches.

La estrategia propone estudiar una modificación de la normativa fiscal para incluir la movilidad en bicicleta para desplazarse al trabajo como una renta en especie, algo que en la actualidad solo puede hacerse con el coche (cuando la empresa facilita un vehículo de renting al trabajador como parte de su salario). Además, se incentivarán los planes de movilidad ciclista en los centros de trabajo.

El encargado de desarrollar esta medida, que se complementa con otras como la formación, infraestructuras, seguridad vial y cicloturismo, será Antonio Pérez Peña, funcionario de 40 años, 14 de los cuales ha trabajado en el Ministerio de Transportes. La oficina cuenta con un presupuesto de cinco millones de euros, un presupuesto muy reducido en comparación con el de otros países de nuestro entorno, pero que sirve como punto de partida para arrancar estas actuaciones.

vehiculo empresa

Las otras medidas

Las otras medidas que se recogen en la Estrategia Estatal de la Bicicleta pasan por impulsar la formación en las escuelas, mediante aulas ciclistas y actividades en bici, no solo para alumnos sino también para profesores. Este tipo de actividades son obligatorias desde hace décadas en países como Holanda, Alemania y Dinamarca, y la intención es que en España también se generalicen.

Se estudia también la posibilidad (el texto es muy ambiguo, y el presupuesto escaso) de ofrecer incentivos de compra para niñas y adolescentes, ya que la brecha de género en el uso de la bici es significativa.

Otra de las propuestas es modificar el código técnico de edificación para que los nuevos edificios de viviendas tengan que incluir aparcamientos para bicicletas, así como las estaciones de transporte público. Parece una buena idea, especialmente en el caso de transporte público, aunque estas medidas no servirán de nada si no hacemos desaparecer del comportamiento de los españoles vergonzosos comportamientos como el robo.

Otro punto que me perece importantísimo es el desarrollo de la ciclologística, es decir, el reparto de mercancías en bicicleta. No es un tema menor, con el imparable aumento del comercio electrónico, sustituir furgonetas por bicis será un gran avance para todos los habitantes de este planeta. Cualquier iniciativa en este punto es una buena noticia para todos los habitantes de este planeta.

M.O.D.A.

Carriles bici e infraestructuras

Caso aparte es la creación de una red estatal básica, continua y homogénea de infraestructuras ciclistas interurbanas. Eso hay que créerselo. Sobre el papel queda muy bien, pero como no dotemos de más presupuesto a la Oficina General de la Bicicleta no nos va a dar ni para medio carril bici. Y eso que son mucho más baratos que las carreteras.

Un carril bici -segregado- cuesta aproximadamente unos 150.000 euros por kilómetro. Una carretera cuesta al menos 4 veces más, unos 600.000 euros por kilómetro. Mientras que un kilómetro de metro cuesta unos 68 millones de euros. Sin duda sale a cuenta, pero no nos esperemos grandes cosas en 2021. No esperemos -saquen la calculadora- ni 30 kilómetros nuevos de carril bici en 2021 sufragados por esta Oficina. Y eso que los cálculos de coste son de 2014, que ahora costarán todavía un poco más.

Por último, el Ejecutivo analizará si implantar nuevas sanciones por infracciones de riesgo contra los ciclistas y publicará un informe periódico sobre siniestralidad ciclista en cada municipio para reducir los accidentes. También creará una marca nacional de cicloturismo en España para hacer despegar el sector.

En definitiva, buenas propuestas, poco dinero, mucho lirili y veremos cuánto de lerele. La idea de equiparar la bici con el coche a efectos fiscales para que se convierta en vehículo de empresa es realmente buena, y también impulsar la ciclologística y hacer que la formación en escuelas sea obligatoria. Si todo esto se cumple y se va dotando de dinero a la Oficina mañana puede ser un buen día para el ciclismo.