Por el Aguador – Acaba de terminar uno de los grandes momentos de la primavera ciclista. Un año más, la Paris-Roubaix, el Infierno del Norte, ha levantado pasiones entre todos los aficionados al mundo de la bicicleta y nos ha dejado imágenes épicas como la de Sagan volando o la cara de susto de Heyman tras ganar la carrera.

La Paris-Roubaix es la carrera del pavés por excelencia. Su más de 50 kilómetros adoquinados son los que le han dado fama mundial y la han convertido en lo que es hoy. Pero precisamente son estos adoquines los que corrieron peligro hace unos años amenazados por el imparable crecimiento de las zonas asfaltadas.

Durante muchos años, fueron estas carreteras de pavés son las que unían en muchos tramos los pueblos del norte de Francia, y a finales de los 70 y durante gran parte de los años 80, el pavés de estas zonas rurales se veía como una evidencia del retraso económico de la zona.

Restauración de un tramo de Pavés
Restauración de un tramo de Pavés

Así las cosas, la asfaltización y urbanización de las zonas del norte de Francia, y por tanto los tramos por los discurre la Paris-Roubaix, pusieron en peligro los tramos de pavés que ahora tanto disfrutamos.

Como reacción, en 1977, los franceses Jean-Claude Vallaeys y Albert Bouvet, se plantaron y decidieron luchar por el patrimonio de la zona con la creación de la asociación “Les amis de Paris Roubaix“, (Los amigos de la Paris Roubaix), que al principio se dedicaba a promover la imagen de la carrera y a defenderla ante instituciones o posibles amenazas.

Reparación de un tramo de pavés
Una restauración con mimo para preservar la esencia de la carrera

Años después, con esta amenaza del asfalto al pavés de la carrera y bajo el mandato de François Dulcier, esta asociación pasó a la acción y organizada en grupos, comenzó a clavar rodilla en el suelo y, armados de herramientas y pasión ciclista, empezaron cuidar el pavés sobre que circulan los ciclistas.

Los guardianes del infierno (del Norte) se dedican entre edición y edición de la carrera a revisar los tramos de pavés y reacondicionar las zonas más dañadas. A mimar cada adoquín para que año a año nosotros podamos disfrutar del espectáculo y ellos del evento que es capaz de llevar su tierra a las televisiones y portadas de todo el mundo.

Amor al ciclismo elevado a la enésima potencia.

Rodilla en tierra, así cuidan el pavés los Amigos de la Paris
Rodilla en tierra, así cuidan el pavés los Amigos de la Paris Roubaix

Fotos: lesamisdeparisroubaix.com

 

Personaliza ahora tu maillot

Compartir:

Otros artículos que te pueden interesar

Personaliza ahora tu maillot

¿Tienes un club al que quieras personalizar tu equipación? ¿Eres de los que tiene su propio estilo? Aquí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación. ¡Decirnos vuestra propuesta y sólo tendréis que ponéroslo!

Menú

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar