Por El Aguador – Hace ya unos seis años hablábamos en este blog de la última carrera del equipo Euskaltel Euskadi en Pekín. Al cruzar la meta de la última etapa del Tour de Pekín, uno de los equipos con historia del pelotón internacional dejaba el ciclismo.

Antes de esa fatídica desaparición, vivimos unas semanas esperanzados con la compra de la licencia del equipo por parte de Fernando Alonso. Según confirmó el propio equipo un 31 de agosto de 2013, el piloto asturiano y la estructura del Euskaltel tenían un principio de acuerdo para mantener el equipo. Pero algo se torció durante las siguientes semanas y el 23 de septiembre se anunció la ruptura de las negociaciones.

Se consumó la desaparición del Euskaltel Euskadi y el ciclismo vasco se quedó un poco huérfano hasta el nacimiento del Murias Taldea, que entró en competición en 2015. Este equipo, renombrado como actualmente como Euskadi Basque Country-Murias, acaba de anunciar su disolución cinco años después, después de tres años en categoría continental y los dos últimos en categoría continental profesional. El motivo, como siempre en estos casos, la falta de apoyo económico y la imposibilidad de encontrar patrocinadores.

Su lugar como equipo de categoría continental profesional parece ser que lo ocupará el Fundación Euskadi, el equipo presidido por Mikel Landa. Sea como sea, la desaparición de un equipo siempre es una mala noticia dentro del maltrecho panorama de equipos ciclistas en España.